•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Francisco afirmó hoy que la emergencia de los refugiados y de la inmigración es la "tragedia más grande después de la II Guerra Mundial", durante la audiencia general celebrada en la Plaza de San Pedro.

Jorge Bergoglio saludó tras celebrar la audiencia a miembros de la Fundación "Migrantes" y les animó a continuar su empeño "para dar acogida y hospitalidad a los refugiados e inmigrantes teniendo en cuenta los derechos y los deberes recíprocos de quien acoge y quien es acogido".

A lo que agregó que "no hay que olvidar que el problema de los refugiados, de los inmigrantes, es hoy la tragedia más grande después de la II Guerra Mundial".

La fundación "Migrantes" ha sido puesta en marcha por la Conferencia Episcopal Italiana y se encarga de organizar la acogida a los refugiados que llegan al país.

 

El papa Francisco insistió en "el sagrado deber" de acoger y proteger a los emigrantes, en un discurso en el que condenó "la demagogia populista" que alimenta el temor por el migrante.

En una audiencia en el Vaticano concedida a los participantes en el VI Foro internacional sobre "Migración y paz", el papa lamentó la situación de los emigrantes y refugiados y criticó el hecho de que "un grupo de individuos controle los recursos de medio mundo".

El papa argentino, hijo de emigrantes italianos, es muy sensible al tema y no se descarta que convoque un sínodo o asamblea de obispos de todo el mundo sobre el tema de la migración que tanto le preocupa.

"Es impresionante el número de personas que emigran. Se trata del mayor movimiento de personas y de pueblos de todos los tiempos", reconoció el papa.