•   Dubái, Emiratos Árabes Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La decisión de Washington y Londres de prohibir ordenadores portátiles y tabletas en las cabinas de los aviones procedentes de siete países árabes y Turquía provocó el miércoles incomprensión y enfado entre los pasajeros.

“Me quitaron mi ordenador portátil y mi cámara”, protestó un pasajero antes de embarcar en el aeropuerto de Dubái en un vuelo de la compañía Emirates con destino a Estados Unidos.

Antes incluso de la entrada en vigor de la prohibición, prevista el próximo sábado, Dúbai Airports anunció que aplicaría “todas las directivas reglamentarias” emitidas la víspera por Washington.

Esas normas impiden que los pasajeros puedan llevar en sus equipajes de mano cualquier aparato electrónico de mayor tamaño que un teléfono móvil, como por ejemplo los ordenadores portátiles, las tabletas, las videoconsolas o las cámaras de fotos.

Esa medida afecta a todos los vuelos procedentes de ocho países, todos aliados o socios de Washington: Jordania, Egipto, Turquía, Arabia Saudita, Kuwait, Catar, los Emiratos Árabes Unidos y Marruecos.

Poco después del anuncio de Washington, Reino Unido anunció una prohibición similar que afectará “de aquí al sábado” a Turquía y otros cinco países árabes: Líbano, Jordania, Egipto, Túnez y Arabia Saudita.

Los viajeros todavía desconocían las condiciones de aplicación exactas de esa medida.

“Mañana viajo a Estados Unidos en un vuelo de KLM. Pero no sé si tengo que llevar mi ordenador portátil conmigo o no”, dijo Mira Muhanna, una libanesa de 33 años residente en Dubái.

En el aeropuerto de Túnez, un pasajero que se dirigía a Canadá con escala en Londres no ocultaba su incomprensión. “Esto me molesta porque necesito mi ordenador o mi iPad. Es algo personal, ¿Por qué debo ponerlos en la bodega?”, se preguntaba Riadh, de 33 años, que teme que sus aparatos sufran algún daño.

Motivos de seguridad

Pero los responsables de Washington son categóricos. “El examen de información de inteligencia indica que varios grupos terroristas siguen teniendo como objetivo el transporte aéreo y buscan nuevos métodos para perpetrar sus atentados, como disimular explosivos en bienes de consumo”, dijo uno de ellos.

Para el experto Mustafa Alani, esa decisión “está relacionada con las informaciones recabadas por el ejército estadounidense” durante un ataque contra Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA), el 29 de enero, en la ciudad yemenita de Yakla.