•   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un bombardeo de la coalición antiyihadista en Siria dejó al menos 33 civiles muertos en un centro de acogida de desplazados, al mismo tiempo que Estados Unidos desplegó refuerzos alrededor del bastión yihadista en Raqua.

Estos medios terrestres y aéreos apoyan la ofensiva árabo-kurda para retomar la represa estratégica de Tabqa, cerca de Raqa, al grupo yihadista Estado islámico (EI), anunció el miércoles el Pentágono.

Asimismo el secretario de Estado Rex Tillerson prometió la muerte próxima del jefe del EI Abu Bakr al-Bagdadi, recibiendo en la capital estadounidense otros 67 países miembros de la coalición que lucha contra el EI en Siria y en el vecino Irak.

La nueva ronda de negociaciones intersirias bajo la supervisión de la ONU suscita pocas esperanzas respecto a la posibilidad de encontrar una salida al conflicto que causó más de 320,000 muertos en seis años.

La coalición internacional dirigida por Estados Unidos mató a los 33 civiles el martes por la mañana, al bombardear una escuela que servía de centro de acogida de desplazados en la provincia norteña de Raqa, indicó este martes el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

La escuela está ubicada al sur de Al Mansura, una ciudad en manos del EI, que suele ser blanco de los ataques de la coalición.

"Podemos confirmar que murieron 33 personas. Eran desplazados de Raqa, Alepo y Homs", aseguró el director de la oenegé, Rami Abdel Rahman. “Todavía están sacando cuerpos de entre los escombros. Sólo dos personas fueron rescatadas con vida”.

La oenegé con sede en Reino Unido, que cuenta con una amplia red de informadores y fuentes médicas en Siria, indicó que puede determinar quién había sido responsable del ataque por el tipo de avión utilizado, su localización y las municiones utilizadas.

El colectivo anti-EI “Raqa is Being Slaughtered Silently” (Raqa está siendo masacrada en silencio), que publica informaciones desde esa ciudad, confirmó el bombardeo contra la escuela que, según sus informaciones, albergaba a unas 50 familias de desplazados.

“Destrozar” a los yihadistas

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza entre árabes y kurdos respaldada por la coalición internacional, lleva a cabo una ofensiva para reconquistar Raqa, el mayor feudo del EI en Siria.

El grupo yihadista ha sufrido numerosos reveses en los últimos meses como consecuencia de tres ofensivas en el país: la de las FDS, la del ejército sirio apoyado por Rusia y la de los rebeldes ayudados por Turquía.

Según el Pentágono, el EI ha perdido el 65 % de los territorios que poseía en su periodo de máximo dominio en 2014.