•  |
  •  |
  • AFP

El director general de la FAO, Jacques Diouf, reiteró en Brasilia su pedido de una acción rápida de los gobernantes contra el hambre en el mundo y el peligro de que ésta aumente con la crisis económica y financiera global. "Se deben tomar acciones para evitar que la crisis financiera y económica resulten en el olvido de la crisis alimentaria, que no sólo continúa existiendo, sino que podría empeorar", alertó el titular de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, tras reunirse con el presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

Diouf recordó su pedido al presidente estadounidense, Barack Obama, de que tuviera "una participación activa en una cumbre de jefes de Estado y de gobierno", a final del año, para la erradicación del hambre. Cuando Obama ganó las elecciones, Diouf le mandó un mensaje en el que le pidió que convirtiera la erradicación del hambre en una prioridad en su agenda. Ese tema fue tratado con Lula, también invitado a la cumbre: "Hemos hablado sobre la situación mundial. Vamos a llegar a casi 1.000 millones de hambrientos en el mundo y esto no es aceptable", señaló, reclamando "una acción rápida" al respecto.

Recordó que son necesarios 30.000 millones de dólares por año "para erradicar el hambre en el mundo", pero también otras medidas como "garantizar a los agricultores un ingreso" y "duplicar la producción mundial" de alimentos. Diouf elogió las políticas brasileñas destinadas a ampliar la producción interna de alimentos, con aumento del crédito disponible, pero también en favor de la agricultura familiar.