Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El Presidente de Bolivia, Evo Morales, declaró ayer lunes “persona no grata” al segundo secretario de la embajada de EU en La Paz, Francisco Martínez, acusándolo de conspirar contra su gobierno.

“Hoy día decidí declarar persona no grata a Francisco Martínez, mexicano norteamericano (estadounidense) que trabaja en la Embajada de Estados Unidos”, afirmó Morales en un acto público realizado en el Palacio Presidencial, donde posesionó de manera rutinaria al nuevo comandante de la Policía.

Martínez “era el contacto permanente con grupos opositores, durante toda la etapa de conspiración”, afirmó. Según Morales, dicha conspiración se habría producido en septiembre del año pasado, cuando se registraron violentas protestas en contra de su gobierno en cinco de las nueve regiones del país.

El gobernante, que ya expulsó en septiembre al embajador de EU, y dos meses después a la agencia antidrogas DEA, por el mismo cargo de confabulación, dijo que Martínez era el contacto de la legación diplomática con “ex policías que operaban” con Copes, una oficina de inteligencia policial.

Se “infiltró” en empresa estatal petrolera

De acuerdo con versiones pasadas de Morales --quien sostiene fuertes discursos antiestadounidenses y abraza lazos políticos con los líderes cubano, Fidel Castro, y venezolano, Hugo Chávez-- un ex policía del Copes, Rodrigo Carrasco, se habría infiltrado en la estatal petrolera YPFB para hacer fracasar la nacionalización hidrocarburífera.

Para el gobierno, el ex gerente de YPFB, Rodrigo Carrasco, habría propiciado la corrupción en esta empresa, donde su presidente, el poderoso dirigente oficialista, Santos Ramírez, fue involucrado en la recepción de una coima de una firma petrolera privada argentino-boliviana.

Embajada sin comentarios

Tras la decisión del mandatario boliviano, la Embajada de Estados Unidos en La Paz aún no emitió ninguna declaración, aunque en anteriores comunicados declaró falsas y sin fundamentos la supuesta participación de alguno de sus funcionarios en un complot en Bolivia.

En la legación diplomática, se dijo a la AFP que si sale alguna posición, será desde el Departamento de Estado en Washington.