Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Después de completar el envío de papeletas de votación a todo El Salvador, la corte electoral está lista para los comicios presidenciales del domingo, que contarán con 2,000 observadores nacionales y extranjeros, aunque persisten problemas en el sistema informático para el escrutinio.

El domingo están habilitados para votar 4,337,194 salvadoreños en 9,534 Juntas Receptoras de Votos que se instalarán en todo el país, según datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Estamos muy avanzados, podemos decir que listos, con los aspectos logísticos, técnicos, con los recursos humanos suficientes para llevar adelante este proceso eleccionario presidencial; y como en todo proceso de elecciones habrá problemas que van a aparecer en el camino pero que esperamos sean menores”, dijo a la AFP el presidente del TSE, Walter Araujo.

El fin de semana, el TSE efectuó un simulacro de la transmisión de resultados de votación, previo a las elecciones, pero el sistema informático se atascó ante la elevada cantidad de documentos en proceso.

Ese mismo problema técnico ocurrió antes de las elecciones municipales y legislativas del 18 de enero, pero con el uso de computadoras y servidores de mayor capacidad se solventó esa situación, que ahora volvió a aparecer.

“El sistema (de procesamiento del escrutinio) falló, ahora hay que evaluar rápidamente qué debemos hacer para solventar cuanto antes esta situación y que el día de la elección no tengamos problemas”, sostuvo el magistrado del TSE Eugenio Chicas.

Este lunes el TSE terminó de hacer el traslado a todo el país de los 9,534 paquetes electorales que se utilizarán en la votación.

Los paquetes incluyen papeletas de votación, padrones de consulta de los votantes, sellos, tinta y otros materiales que serán utilizados el día de la contienda.

18 mil policías en las calles

La Policía Nacional Civil tiene también listo su plan de seguridad para la jornada electoral, que involucra a sus 18,000 agentes, y en algunas zonas del país contará con el apoyo de soldados del Ejército.

Los candidatos contendientes son Rodrigo Ávila, de la gobernante Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha), y Mauricio Funes, de la ex guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda).

Tanto el FMLN como Arena tienen sus propios planes logísticos para el día de la elección, que incluyen transporte para movilizar a sus simpatizantes a centros de votación.

Este lunes, Funes dijo tener “la confianza” de que obtendrá “el apoyo” de los salvadoreños en las elecciones para “ser el próximo presidente”.

Por su parte, Ávila también está confiado en que puede ganar y dar un quinto período consecutivo de cinco años a Arena, en el poder desde 1989.

Las elecciones estarán bajo la lupa de unos 2,000 observadores nacionales y extranjeros, entre ellos de la Organización de Estados Americanos y de la Unión Europea.