• Ginebra, Suiza |
  • |
  • |
  • EFE

La ONU planteó hoy una serie de medidas concretas al Gobierno griego y a la Unión Europea para la protección de los refugiados que están y siguen llegando a Grecia, frente a los graves problemas que persisten para la recepción, registro y procesamiento de las peticiones de asilo.

Tales medidas buscan atender, de manera más urgente, las necesidades de niños y mujeres, que son dos grupos altamente vulnerables, según un comunicado de la Oficina de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que expone las medidas propuestas.

"El objetivo es hacer la transición de la actual respuesta de emergencia a una situación en la que hay un sistema que funcione adecuadamente para atender a los (refugiados) que están en Grecia, así como a los que siguen llegando", explicó ACNUR.

Una de las prioridades que plantea es mejorar las condiciones de recepción, lo que requiere que las autoridades griegas ofrezcan más posibilidades de alojamiento en áreas urbanas, en apartamentos y mediante de la renovación de algunos centros gestionados por el Gobierno.

"Mantener a la gente en islas donde reina el hacinamiento, en condiciones inadecuadas y de inseguridad, es inhumano y no debe continuar", señaló el organismo.

Tales mejoras reducirían en particular el alto riesgo de violencia de género y sexual que afecta a las mujeres.

ACNUR consideró también que los esfuerzos deben estar encaminados a acelerar el número y ritmo de registros, y aumentar el traslado de refugiados a la Grecia continental.

Muchos solicitantes de asilo que llegaron a distintas islas griegas hace seis meses o más siguen esperando que se complete el registro y examen de su demanda, indicó.

Para aquellos que llegaron y han sido registrados en la parte continental del país a mediados del año pasado, las decisiones en primera instancia tomarán alrededor de dos años, por lo que ACNUR pidió que se resuelva "la falta de capacidad para procesar las demandas de asilo en un lapso de tiempo aceptable".

Por otra parte, la agencia humanitaria instó al "cierre inmediato" de todos los lugares donde las condiciones de vida son inaceptables, como almacenes en la región de Macedonia central y lo que queda de un campamento informal que se levantó en Atica, cuyos habitantes deben ser transferidos a espacios más apropiados.

ACNUR pidió también que se preste más atención a la situación de los niños refugiados que están solos, para quienes se requieren lugares donde puedan recibir atención especializada.

"Sólo dos tercios de los 2.100 niños separados (de sus familias) que están oficialmente registrados en Grecia están albergados en espacios adaptados a sus necesidades, con ACNUR suministrando más de la mitad de las plazas existentes", precisó este organismo.

Sobre respuestas a largo plazo, señaló que la UE debe agilizar los procedimientos de reunificación familiar, aumentar el número de potenciales beneficiarios y acelerar las reubicaciones de Grecia a otros países comunitarios.

De las más de 66.000 plazas comprometidas en 2015, sólo 10.000 demandantes de asilo se habían podido beneficiar hasta el pasado día 20 y dejar Grecia para instalarse en otro país de la UE.

"Un aumento sustancial del número de personas que acceden a ese tipo de solución en 2017 tendría un impacto positivo en el conjunto del sistema", consideró ACNUR.

Ello permitiría liberar recursos para concentrarlos en mejorar los sistemas de asilo y recepción de los que queden en Grecia y para los que vayan llegando.