• |
  • |
  • Edición Impresa

La policía londinense no "encontró pruebas de un vínculo" del autor del atentado en Londres con los grupos yihadistas Estado islámico (EI) o Al-Qaida, ni de que se haya radicalizado en prisión, indicó este lunes en un comunicado.

Khalid Masood tenía sin embargo "claramente un interés por la yihad", precisó la Policía. El atentado, que causó el miércoles pasado 4 muertos y más de 50 heridos, fue reivindicado por el EI.

"No hay ninguna prueba de que Masood se haya radicalizado en prisión en 2003, como se sugirió, es pura especulación", precisó un responsable de antiterrorismo, Neil Basu.

Basu pidió a todo aquel que haya estado en contacto con Masood el día del atentado que se dé a conocer, en un momento en el que la Policía intenta reconstruir su recorrido justo antes del ataque y comprender sus motivaciones.

El ataque fue reivindicado al día siguiente por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que declaró que Masood era "un soldado" de la organización.

Basu señaló que el autor del atentado empleó medios "poco sofisticados, poco técnicos, de bajo precio copiando otros ataques, haciéndose eco de la retórica de los dirigentes del EI en términos de metodología y de ataque contra la Policía y los civiles".

"Pero a esta altura no tenemos pruebas de que hablara de ello con otros", añadió el responsable.

Khalil Masood, británico de 52 años convertido al islam, mató el miércoles a tres personas atropellándolas con su coche en el puente de Westminster antes de apuñalar y matar a un policía delante del Parlamento.

Masood utilizó el servicio de mensajería cifrada WhatsApp, propiedad de Facebook, justo antes del ataque para enviar mensajes.