• Reino Unido |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En un escenario sin precedentes históricos, el Reino Unido se prepara para iniciar mañana su ruptura formal con el bloque comunitario —"brexit"—, tras más de cuatro décadas como Estado miembro de la Unión Europea (UE).

El Reino Unido empezará una nueva andadura al margen del bloque de los 27, al comenzar a establecer los términos de su "divorcio", después de que los británicos votaran a favor de desligarse de la Unión en el referéndum del pasado 23 de junio.

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, tiene ante sí un escenario difícil, pues tendrá que buscar —en el plazo fijado de dos años de negociaciones— un acuerdo que satisfaga a las naciones que conforman el Reino Unido y también a la UE.

Está previsto que el embajador británico en la Unión Europea, Tim Barrow, haga entrega mañana personalmente al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, de la carta en la que el Ejecutivo de Londres notificará que invoca el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece el proceso para la salida de un país comunitario.

Cuenta regresiva

A partir de ahí, empieza la cuenta atrás para consumar la desconexión, que deberá hacerse efectiva, según los planes previstos, el 29 de marzo de 2019.

Paralelamente, May acudirá al Parlamento para informar a los diputados en la Cámara de los Comunes (Baja) de que este país ha activado el artículo 50.

La activación oficial del artículo 50 del Tratado de Lisboa abrirá dos años de negociaciones para determinar las condiciones del "brexit".

Los medios locales anticipan que Tusk hará una breve declaración de acuse de recibo y, al día siguiente, el presidente del consejo hará circular entre los 27 un borrador sobre cuáles serán las directrices de negociación con Londres.