•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP
El presidente estadounidense, Barack Obama, levantó ayer lunes una prohibición contra el financiamiento federal para la investigación sobre células madre embrionarias, prometiendo una “nueva frontera” para la ciencia de su país, libre de interferencias políticas.

El presidente demócrata firmó una orden ejecutiva que revierte la política de su predecesor, George W. Bush, en materia de bioética, y que según los críticos ha dificultado los esfuerzos científicos para hallar tratamientos a enfermedades graves como Alzheimer, Parkinson y diabetes.

Advirtiendo que los científicos estaban desertando de Estados Unidos para trabajar en otros países, Obama dijo que los “milagros médicos” sólo ocurren tras una concienzuda investigación, y rechazó el “falso dilema” entre la ciencia y los valores morales.

“Cuando el gobierno no hace estas inversiones, se pierden oportunidades. Quedan sin explorar promisorios caminos”, dijo en la Casa Blanca, alabando el potencial de la investigación sobre células madre embrionarias para ayudar a las víctimas de enfermedades degenerativas o accidentes graves.

Desde el 9 de agosto de 2001 está prohibido el financiamiento federal de la investigación sobre estas células obtenidas a partir de embriones humanos.

Investigación controvertida

Según los científicos, las células madre embrionarias tienen un potencial enorme para curar o tratar enfermedades, dado que podrían reemplazar células dañadas o enfermas y permitir la reconstitución de tejidos o de órganos.

Pero esta investigación es controvertida, porque hay que destruir embriones humanos en los primeros días de su desarrollo para extraer células plurivalentes embrionarias. Se utilizan embriones remanentes dejados por las parejas en las clínicas donde se practicaron una fecundación in vitro.

“En última instancia, no puedo garantizar que hallemos los tratamientos y curas que buscamos; ningún presidente puede prometer eso”, dijo Obama. “Pero puedo prometer que lo intentaremos. Activamente, responsablemente y con la urgencia requerida para recuperar el terreno perdido”.