•   Asunción, Paraguay  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dirigentes y senadores del opositor Partido Liberal, entre ellos el presidente del Congreso, Roberto Acevedo, despidieron ayer como a "un héroe" a Rodrigo Quintana, de 25 años, fallecido el pasado viernes en el marco de las protestas contra la reelección presidencial.

Quintana, oriundo de la localidad de La Colmena, en el departamento de Paraguarí (centro), era dirigente de las juventudes del partido y fue abatido anoche presuntamente por los disparos efectuados por un policía.

El féretro de Quintana fue velado ayer en la sede del Partido Liberal, en presencia de su presidente, Efraín Alegre, de militantes, senadores y diputados liberales y de otros partidos opositores.

Todos ellos responsabilizaron de la muerte al presidente paraguayo, Horacio Cartes; al expresidente Fernando Lugo (2008-2012), del Frente Guasú, y a los 25 senadores que aprobaron una enmienda constitucional que permite la reelección presidencial, el detonante de las protestas que originaron el incendio del Congreso y violentos disturbios en la Asunción.

Los asistentes al velatorio tildaron de "héroe" a Quintana y de "asesino" a Cartes, y criticaron la intervención policial en la sede del partido, un hecho insólito que dijeron no llegó a registrarse durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).

"Esta es la Casa de la Libertad, que durante el stronismo cobijó a los perseguidos en todo momento. Anoche fue el lugar de reencuentro de liberales que estaban por el centro (en los disturbios)", declaró a Efe Efraín Alegre Irún, militante liberal e hijo del presidente del partido.

DECENAS DE HERIDOS 

Alegre Irún, quien se encontraba en la sede durante la intervención policial, afirmó que en el lugar se registraron "entre 20 y 30 heridos", porque los policías les golpearon y dispararon "en todo momento".

"Fue una locura lo que pasó. La Policía disparaba desde afuera, nosotros cerramos para protegernos, jamás pensamos que iban a entrar. Rompieron la puerta y ahí le dispararon a este muchacho (Quintana), no con balines de goma, sino con balas de verdad", expresó.

Las imágenes grabadas por las cámaras de circuito cerrado de la sede del partido, situado a pocas cuadras del centro de Asunción, muestran el momento en que un grupo de policías irrumpen en el local, y varios jóvenes huyen por un pasillo.

Uno de estos jóvenes es Quintana, que cae desplomado al suelo, y en las imágenes se observa cómo los policías que entran a continuación no se detienen para auxiliarle.

En relación con los disparos que terminaron con la vida de Quintana, fue detenido ayer el suboficial de policía Gustavo Florentín.

El fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, declaró ayer que el cuerpo del joven militante liberal presentaba nueve balines de metal salidos de un solo disparo de escopeta.