•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente Donald Trump recibió este lunes en la Casa Blanca a su homólogo egipcio, Abdel Fatah al Sisi, a quien elogió por estar haciendo "un trabajo fantástico", en un evidente cambio de posición respecto a su predecesor con relación a las denuncias por violaciones a los derechos humanos en ese país.

"Estamos claramente con el presidente Sisi (...). Estamos claramente con Egipto y el pueblo egipcio", declaró Trump en el Salón Oval de la Casa Blanca, donde recibió a al Sisi, quien realiza su primera visita a Washington desde que llegó al poder.

"Tiene usted en Estados Unidos y en mí mismo a un gran amigo y a un gran aliado", señaló el presidente estadounidense, para añadir que el mandatario egipcio está haciendo "un trabajo fantástico en una situación muy difícil".

"Tenemos muchas cosas en común", agregó Trump sin hacer referencia a las violaciones de los derechos humanos y de la libertad de expresión en Egipto, que fueron motivo de desencuentro con su predecesor, el demócrata Barack Obama.

"Estamos muy cerca desde la primera vez que nos encontramos", comentó Trump, quien evocó su reunión en Nueva York en septiembre en plena campaña electoral.

Sentado a su lado, Sisi --cuyas declaraciones fueron traducidas por un intérprete-- manifestó su "admiración" por "la personalidad" de Trump y su voluntad de trabajar con el presidente estadounidense en "una estrategia eficaz contra el terrorismo".

Desde su llegada al poder, en junio de 2014, al Sisi mantuvo una tirante relación con el gobierno de Obama, cuya administración criticaba los abusos y violaciones a los derechos humanos.

Al ser consultado directamente si la agenda incluía alguna discusión sobre derechos humanos, Trump simplemente evitó responder.

Poco antes de la llegada de Sisi a la Casa Blanca, un funcionario adelantó a la prensa que la cuestión podría ser mencionada en una "forma privada, de forma más discreta".