•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las fuerzas iraquíes abrieron este lunes corredores seguros para que los civiles puedan huir del casco antiguo de la ciudad de Mosul, donde se libran intensos combates contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Los corredores deben permitir evacuar por completo el casco antiguo, la zona más populosa de Mosul, antes de que las fuerzas iraquíes inicien el asalto para hacerse con el control de esta área, según afirmó el comandante de la Policía Federal, Raid Shaker Yaudat.

Cerca de 300,000 civiles han huido de Mosul desde el inicio de la ofensiva, el pasado octubre, y otras 400,000 personas continúan atrapadas en las zonas aún bajo el dominio de los yihadistas, según cálculos oficiales.

En los combates de las últimas 24 horas, las fuerzas iraquíes afirmaron haber matado a cerca de 100 terroristas en Mosul, 44 de ellos en operaciones de la Policía, según Yaudat.

Un comandante de las Fuerzas Especiales antiterroristas, el general Maan al Saadi, explicó que las unidades que dirige avanzaron de forma notable pese al mal tiempo, y recuperaron el control de áreas en el barrio de Al Matahen y en la parte oeste del barrio Al Yarmuk.

Las Fuerzas Especiales también irrumpieron este lunes en el barrio de Al Magreb, en el oeste de Mosul, donde recuperaron amplias zonas y forzaron el retroceso del enemigo, a pesar de que, por el mal tiempo, los aviones de la coalición internacional brindaron escasa cobertura aérea, según el general.

Asimismo, Al Saadi afirmó que en estos combates, murieron 34 miembros del EI, entre ellos "dos suicidas".

El avance de las tropas se vio dificultado por las "técnicas habituales" que usa el EI, como la de colocar bombas en las casas y vehículos, y porque se vale de los civiles "como escudos humanos".

Para evitar causar víctimas civiles, las Fuerzas Especiales están usando armas ligeras, según el general.