•   Quito  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La proclamación oficial del socialista Lenín Moreno como nuevo presidente de Ecuador este martes y el amplio reconocimiento recibido de la comunidad internacional ponen presión al opositor Guillermo Lasso, que sigue sin reconocer los resultados del balotaje y advierte que impugnará.

"Felicitamos al pueblo ecuatoriano que ha elegido legal y legítimamente a su presidente", dijo el titular del Consejo Nacional Electoral (CNE), Juan Pablo Pozo, al anunciar los "resultados oficiales irreversibles" de las elecciones del pasado domingo, que le dan a Moreno un 51,16% de los votos, escrutado el 99,65% de las actas.

Poco después, el exvicepresidente socialista, de 64 años, elegido para sustituir el próximo 24 de mayo al carismático Rafael Correa tras diez años en el poder, exclamó: "Soy el presidente de los ecuatorianos. Mi mano esta tendida para todos, incluye eso por supuesto al candidato opositor. Espero que acepte los resultados".

Pero Lasso, que según el CNE obtuvo un 48,84% de los votos, sigue sin reconocer los resultados y advirtiendo de que "impugnará" lo que considera un "burdo fraude".

"¡Atención! Mañana miércoles a las 10h30 presentaremos los fundamentos de la impugnación a los resultados electorales", escribió en Twitter el exbanquero, que en 2013 perdió sus primeras presidenciales contra Correa.

Mientras tanto, el exvicepresidente Moreno, quien sufre una paraplejia por un disparo que recibió al ser asaltado en 1998, seguía este martes recibiendo felicitaciones de la comunidad internacional, como la del presidente del gobierno español, que se suma así a las de mandatarios de todas las tendencias políticas como los Venezuela, Colombia, México y Cuba.

Brasil, Argentina y Perú, que dieron un giro a la derecha en los últimos 16 meses, también saludaron a Moreno, presidente electo por el oficialismo, mientras que la OEA y la Unasur avalaron el proceso electoral como observadores.

"El reconocimiento de varios jefes de Estado de diferentes tendencias políticas significa una aceptación política de carácter internacional del resultado de las elecciones que le da menos oportunidades a la oposición de concretar sus reclamos", explicó a la AFP el internacionalista Adrián Bonilla, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Entre tanto, Moreno pidió al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que respete el asilo que recibe en la embajada ecuatoriana en Londres desde 2012 y no se inmiscuya en asuntos ecuatorianos, después de que el australiano planteara el domingo a Lasso que "se retire" del país en un mes.

"Un capricho"

La proclamación oficial de Moreno abre la puerta para que Lasso, como advirtió, pueda presentar ante el CNE objeciones e impugnaciones sobre el conteo e incluso apelaciones ante el máximo Tribunal Contencioso Electoral.

El trámite de esos recursos puede tardar hasta 15 días, según el CNE.

Frente a la sede quiteña del CNE, fuertemente custodiada desde hace días por las fuerzas de seguridad, un centenar de opositores seguían concentrados entre gritos de "Fuera Correa Fuera" en una vigilia que inició el domingo y que hasta ahora se ha desarrollado de manera pacífica.

"Estamos aquí para decirle a esta gente que tiene que irse ya después de diez años y que no queremos terminar como Venezuela", explicó a la AFP Cristina Peralba, un jubilada de 61 años que portaba una bandera de Creo (Creando Oportunidades, el partido de Lasso).

Manifestaciones similares se han dado desde el domingo en distintas ciudades del país, que trascurrieron también en calma.

El presidente saliente Correa arremetió, en una entrevista con Telesur, contra el conservador Lasso, del que dijo que está "haciendo el ridículo".

"Él cree que sus caprichos es lo que debe cumplirse y esto se basa en la trampa que ellos mismos hacen, un exit poll fraudulento", agregó.

Tras el cierre de urnas el domingo, dos encuestadoras divulgaron sendos sondeos a boca de urna con resultados opuestos, tras lo cual ambos candidatos celebraron, sembrando la incertidumbre en el país.

Según el analista de FLCASO, la estrategia de Lasso tiene "pocas posibilidades de materializarse" y "muy probablemente las marchas van a disolverse en los próximos días.