•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Venezuela vivió este martes dos manifestaciones adversas con una misma consigna: contra "el golpe de Estado".

En una movilización que dejó nueve heridos --uno de bala--, los detractores del presidente Nicolás Maduro denunciaron una usurpación de los poderes del Parlamento, de mayoría opositora, por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). 

A ello miles de chavistas respondieron con otra manifestación, cuyo lema fue la denuncia de Maduro de que en la OEA hubo un "golpe de Estado", durante una sesión del lunes que declaró que en su país hay una "grave alteración" de la democracia.

Con gases, chorros de agua y perdigones, la policía impidió que la marcha opositora llegara a la Asamblea para acompañar una sesión que debatiría la compleja destitución de los magistrados del TSJ, que la semana pasada se atribuyeron las funciones legislativas. 

La sentencia, anulada parcialmente el sábado, fue catalogada de "golpe de Estado" por la oposición y motivó la resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Y de un lado y otro, las consignas iban contra lo que cada cual considera un zarpazo.

Lea: OEA: En Venezuela hay “una grave alteración inconstitucional”

“La calle es de nosotros”

El libreto se repitió a la perfección, como cada vez que la oposición intenta llegar al centro de la capital, donde están ubicadas las sedes de los poderes públicos.

Cientos de policías bloquearon la calle por donde pretendía marchar la oposición.

"¡Colaboren! Vamos a mantener el orden", advertía un oficial con un megáfono antes de la primera ráfaga de gas pimienta.

Al principio fueron unas 200 personas, entre ellas tres mujeres de entre 20 y 25 años, que cantaron el himno venezolano arrodilladas sobre una bandera venezolana frente a los policías.

Caravanas de varios partidos políticos fueron llegando con su militancia, marchando como tropa directamente al piquete. Empujones, consignas, insultos, que eran respondidos con bombas lacrimógenas.

"¡No, nos vamos a calar (aguantar) un golpe de Estado!", retumbaba en el parlante de un camión de sonido ubicado en una importante avenida de la capital venezolana. "La calle es de nosotros".

"¡El pueblo está cansando de tanta miseria!", gritaba Bael Veitía, de 37 años, con los ojos llorosos por el gas y una pancarta en la que se leía: "No + dictadura".

Llegó a haber unas 1,000 personas, que fueron menguando a medida que aumentaban las acciones para dispersar la concentración.

Más: Capriles: Maduro muestra que no es democrático al impedir sesión Parlamento

Los más radicales respondían con piedras, mientras que desde unos edificios de vivienda social construidos por el chavismo lanzaban botellas de vidrio contra los manifestantes.

"¡No se vayan!", gritaban varios. "¡Vuelvan!", insistían. Muchos se retiraron y otros se movieron a una autopista cercana para marchar, donde, según denunciaron después, fueron recibidos por disparos de los llamados "colectivos", organizaciones comunitarias que según la oposición fueron armados por el Gobierno.

El herido de bala está fuera de peligro. Un diputado, Richard Blanco, terminó en terapia intensiva afectado por los gases, anunció su partido.

“Si no es ahora, después”

Estaba claro que los opositores no llegarían al Capitolio, donde se concentraron los militantes chavistas para condenar el "golpe institucional" que afirman sufrió la OEA al sesionar el lunes contra Venezuela, a pesar de que Bolivia, jefe del Consejo Permanente, había suspendido la sesión.

Eran también al menos 1,000 manifestantes, vestidos en su mayoría de rojo o verde oliva, con banderas y que no tuvieron por su lado ningún altercado con las fuerzas del orden.

Sonó mucha música revolucionaria y el himno venezolano con la voz del fallecido Hugo Chávez de fondo. Varios dirigentes del chavismo, como su número dos, Diosdado Cabello, acompañaron la concentración.

"¡Arriba, abajo, la OEA pal' carajo!", gritó Cabello en un encendido discurso. "Andan convocando al golpe continuado contra la Constitución y la patria", siguió. 

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha "usado" al organismo "como un partido político de la derecha internacional. Esa sesión de ayer no tiene asidero legal", lanzó a la prensa un manifestante que no se identificó.

También: Venezuela denuncia “destrucción” de la OEA

La OEA resolvió también avanzar en gestiones diplomáticas, incluyendo una posible reunión de cancilleres para favorecer la recuperación del "orden democrático" en el país.

La llegada de los diputados opositores a la Asamblea se conoció por Twitter, pero la sesión igual se aplazó para este miércoles.

"Si no es ahora, es después, y si no, después", dijo a la AFP el expresidente del Parlamento, Henry Ramos Allup. "Pero vamos a sesionar y sacar a este Gobierno", prometió.