•   Naciones Unidas, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Rusia pidió hoy en la ONU que cualquier decisión sobre el posible uso de armas químicas en Siria se adopte después de una “completa" investigación de los hechos más recientes, y apuntó la supuesta responsabilidad de un grupo armado.

El representante de Rusia ante la ONU, Vladimir Safronkov, habló hoy en el Consejo de Seguridad para justificar su oposición a un proyecto de resolución que buscaba condenar el ataque registrado el martes en la localidad siria de Jan Shijún.

En ese ataque murieron unas setenta personas y más de 200 resultaron heridas. Organizaciones como Médicos Sin Fronteras (MSF) afirmaron que las víctimas presentaban síntomas parecidos a los de un agente neurotóxico como el gas sarín.

Safronkov dijo que "no sería serio" que el Consejo de Seguridad aprobara una resolución sobre estos hechos sin haber hecho una investigación "objetiva" sobre el caso, del que dijo sólo existen "falsos reportes".

Lea además: EEUU amenaza con acción unilateral en Siria si hay fracaso en la ONU

Se debe hacer "una investigación completa para averiguar qué pasó y quién fue responsable", insistió el diplomático.

El proyecto de resolución, que finalmente no fue llevado a la sesión matutina del Consejo de Seguridad, estaba defendido por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, y exigía que se investigaran a fondo los hechos.

No establecía, sin embargo, quién es responsable de ese ataque, aunque los Gobiernos de los tres países acusaron del ataque al régimen de Bachar al Asad.

Safronkov reflejó su oposición a algunas partes del texto del proyecto de resolución, que dijo debería condenar "el uso de armas químicas de cualquier parte".

En su exposición, el representante ruso reiteró informes suministrados desde Moscú que dan cuenta de que la aviación siria realizó un ataque desde las 11.30 hasta las 12.30 hora local de Siria del martes en el borde oriental de Jan Shijún.

Lea además: Damasco acusa a la oposición y a Turquía del ataque químico en Siria

Según Rusia, ese ataque tuvo como objetivo un almacén de municiones y equipos de guerra en un territorio supuestamente controlado por el grupo terrorista Al Nusra (filial de Al Qaeda).

De acuerdo con Safronkov, en ese lugar había una instalación para fabricar municiones "que usan armas tóxicas" y que al parecer iban a ser usadas en Irak y en la localidad siria de Alepo.

La información que llevó el representante ruso al Consejo, sin embargo, no coincide ni en la hora ni en el lugar con los informes de autoridades locales y organismos de derechos humanos que dieron cuenta de este ataque.