•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, denunció el miércoles como una "afrenta a la humanidad" el supuesto ataque químico en Siria que dejó 72 muertos, incluidos una veintena de niños, y advirtió que "no puede ser tolerado".

"En mi opinión, han cruzado varios límites... Cuando matas niños inocentes, bebés... eso es cruzar muchos, muchos límites, mucho más allá de apenas una línea roja", dijo Trump durante una conferencia de prensa conjunta con el rey Abdalá II de Jordania.

"Su muerte es una afrenta a la humanidad. Esos actos de odio por el régimen de (Bashar al) Asad no pueden ser tolerados", agregó el mandatario, sin dar detalles de qué acciones podría tomar Estados Unidos tras el presunto ataque químico en la provincia de Idbil.

En una clara alerta sobre el cambio de tono de su gobierno, Trump dijo que su "actitud con relación a Siria y Asad ha cambiado"

"Ahora estamos hablando de otro nivel, completamente diferente", aseguró.

Trump también reiteró su promesa de "destruir" al grupo radical Estado Islámico (EI) para "proteger la civilización".

"Destruiremos al EI, y protegeremos a la civilización. No tenemos elección. Protegeremos a la civilización", declaró junto a Abdalá II.

Por su parte, el rey de Jordania saludó "el coraje y la dedicación" del presidente estadounidense para buscar una solución de paz en el conflicto israelo-palestino.

"Desde que inició (su mandato), he visto la participación del presidente y su equipo con todos nosotros en la región en relación a los desafíos que enfrentan israelíes y palestinos", dijo Abdalá II.

Jordania integra la coalición militar encabezada por Washington que lucha contra el EI en Siria e Irak.

En tanto, un senador republicano y otro demócrata urgieron a Trump a culpar directamente al régimen de Asad, en vez de apuntar a su predecesor Barack Obama por el ataque químico en Siria.

El senador republicano Marco Rubio y el demócrata Ben Cardin introdujeron una resolución en la que arremetieron contra el presidente sirio y sus fuerzas por usar aparentemente armas químicas en el ataque del martes.

En ella demandaron una posición firme de la administración Trump, en la que algunos altos funcionarios sugirieron recientemente que remover a Asad del poder no era una prioridad.

"Esto tiene que convertirse en una prioridad", dijo Rubio en una conferencia de prensa con Cardin, en la que ambos calificaron a Asad como un criminal de guerra.

"Creo que no es un secreto que estoy en desacuerdo con muchas de las decisiones tomadas por la administración Obama en política exterior, pero esa presidencia terminó. Ahora tenemos una nueva presidencia", apuntó Rubio.