•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El empresario salvadoreño José Adán Salazar Umaña, considerado un cabecilla del narcotráfico por Estados Unidos y arrestado este martes junto a otras 3 personas, es acusado de lavar más de 48 millones de dólares con sus negocios, aseguró el director de la Policía, Howard Cotto.

"Hasta el momento, el incremento patrimonial no justificado asciende a 48.1 millones de dólares, sin embargo, estamos plenamente seguros que este monto podría crecer mucho más", detalló el jefe policial en rueda de prensa.

Remarcó que el monto lavado, mediante diversas empresas, es "una cifra récord, nunca antes vista en procesos de investigación de este tipo" en el país centroamericano.

Familia detenida

Cotto señaló que los otros detenidos ayer son la exesposa e hija del empresario, conocido como "Chepe Diablo", Sara Paz Martínez Bojórquez y Susana Noemy Salazar de Cruz, respectivamente; y Romelia Guerra Argueta, quienes supuestamente actuaron con "testaferros".

El jefe policial detalló que entre los métodos utilizados por la red de lavado estaban la apertura y cierre de cuentas bancarias en "tiempos cortos"; el traslado de fondos, movidos mediante diferentes empresas, a cuentas personales y la creación de "empresas de fachada".

También realizaban "préstamos no justificados y pagados casi de inmediato", la compra y venta de bienes  para "perder el rastro del dinero" y el uso de testaferros, "principalmente de familiares".

Cotto señaló que por esta trama de lavado de dinero también son buscadas otras 5 personas, para cuya captura se realizan registros en 69 inmuebles en los departamentos de Santa Ana (noroeste), Sonsonate (oeste), La Libertad (centro), Usulután (este), La Paz (centro) y San Salvador.

La investigación contra Salazar, supuesto miembro del Cártel de Texis, que opera en el norte de Centroamérica, inició en 2014, pero el anterior fiscal, Luis Martínez, la cerró.

En abril de 2016, el actual fiscal  general, Douglas Meléndez,confirmó la reapertura de la investigación contra Salazar, que podría salpicar al vicepresidente de este país, Óscar Ortiz, por su presunto vínculo con la creación de una empresa de bienes raíces.

En 2014, el entonces presidente estadounidense, Barack Obama,designó a Salazar como narcotraficante y el Congreso lo incluyó en la llamada lista de cabecillas del narcotráfico, con lo que se le prohíbe el acceso al sistema financiero de ese país.