•  |
  •  |
  • END

Un grupo hostil al proceso de paz en Irlanda del Norte reivindicó ayer martes el asesinato de un policía la víspera cerca de Belfast, dos días después del de dos soldados británicos, levantando así el temor a una oleada de violencia tras años de relativa calma.

El agente, identificado como Stephen Paul Carroll, de 48 años, recibió al menos un disparo en la cabeza el lunes por la noche, cuando patrullaba en un conocido bastión de los nacionalistas republicanos católicos en Craigavon, a unos 30 km al suroeste de Belfast, según la Policía.

El atentado contra el policía fue reivindicado por el IRA de la Continuidad, según la agencia británica Press Association (PA), que citó un mensaje en el que ese grupo disidente declaró: “Mientras los británicos estén en Irlanda, estos ataques continuarán”.

Asimismo, ayer martes por la tarde, la Policía anunció haber llevado a cabo los dos primeros arrestos en relación con el asesinato del policía: un joven de 17 años que fue trasladado a una comisaría de Craigavon, y luego un hombre de 37. Los agentes no dieron más detalles sobre los detenidos.

El asesinato del policía se produjo dos días después de un ataque del IRA Auténtico, otro grupo republicano disidente, contra un cuartel británico a 25 km de Belfast, en el que murieron dos soldados.

Políticos preocupados

Si los del sábado fueron los primeros asesinatos de militares en la provincia desde hace 12 años, el del lunes por la noche es el primero de un agente del Servicio de Policía de Irlanda del Norte, que tomó el relevo en 2001 del Royal Ulster Constabularly, la Policía británica.

La clase política norirlandesa reafirmó unánimemente, el martes, que los “asesinos” no tienen el apoyo de la población, y que no lograrán hacer fracasar un proceso de paz que ha permitido compartir el poder en el gobierno regional a católicos y a protestantes.

“No habrá vuelta a los viejos tiempos”, dijo en Londres el primer ministro británico, Gordon Brown, aludiendo a las tres décadas de violencia política que se saldaron con la muerte de más de 3,500 personas.

La firma de los acuerdos de paz del Viernes Santo, el 10 de abril de 1998, puso fin a ese conflicto.

Primer ministro “asqueado”

El primer ministro norirlandés, el protestante Peter Robinson, se declaró “asqueado” por “los intentos de desestabilizar Irlanda del Norte”.

El viceprimer ministro católico Martin McGuinness, ex dirigente del IRA, no dudó en calificar a los asesinos del policía de “traidores” a su propia causa.

Ante la situación, Robinson y McGuinness retrasaron un viaje previsto a Estados Unidos para tratar de atraer inversores estadounidenses.

El IRA de la Continuidad reivindica la unión del Ulster a Irlanda, en oposición a los protestantes monárquicos que exigen su mantenimiento dentro del Reino Unido.

El IRA Auténtico y el IRA de la Continuidad son una escisión del IRA, el Ejército Republicano Irlandés (IRA), que entregó las armas y era el brazo armado del partido político Sinn Fein (católicos), que comparte el poder en el Ulster con sus antiguos enemigos del Partido Democrático Unionista (DUP, protestante).

El IRA Auténtico cometió el peor atentado nunca visto en Irlanda del Norte, el de Omagh, en agosto de 1998, en el que murieron 29 personas, dos de ellas españolas.