•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Ocho personas sospechosas de estar implicadas en el atentado que causó el lunes 13 muertos en el metro de San Petersburgo, Rusia, fueron detenidas en Moscú y la primera de estas ciudades, anunció este jueves el Comité de investigación ruso.

"Seis personas fueron detenidas en San Petersburgo y dos en Moscú por su implicación en el atentado", en el marco de la investigación realizada por el FSB (servicios de seguridad) y el ministerio del Interior, precisó el Comité en un comunicado.

Los investigadores rusos han registrado ya el domicilio del terrorista en San Petersburgo, además de interrogar a decenas de amigos y conocidos del kamikaze y testigos del atentado, el más grave ocurrido en la segunda ciudad rusa más importante.

Dzhalílov, de 22 años, era oriundo de la república centroasiática de Kirguistán, pero recibió en 2011 la ciudadanía rusa y, de hecho, residía desde entonces en la antigua capital zarista, donde trabajaba como mecánico.

LUCHA NO HA MEJORADO

El presidente ruso, Vladímir Putin, admitió que la situación en la lucha contra el terrorismo no ha mejorado, aduciendo que la mejor constatación es el atentado del lunes contra el metro.

"Lamentablemente, vemos que la situación no mejora. Y la mejor confirmación de esto son los recientes y trágicos sucesos en San Petersburgo. Como resultado de un atentado terrorista, murió gente y hubo muchos heridos", dijo.

A su vez, siete ciudadanos procedentes de países de Asia Central fueron detenidos en San Pete sburgo como sospechosos de colaborar con el EI y otras organizaciones terroristas.

El EI acabó con la vida de 217 turistas rusos al volar por los aires un avión de pasajeros poco después de que despegara de Egipto en octubre de 2015.

Pero Rusia no sufría un atentado de esa magnitud en su territorio desde diciembre de 2013, cuando dos suicidas mataron a 34 personas en una estación de tren y un trolebús en Volgogrado, antigua Stalingrado.