• Estocolmo, Suecia |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Policía noruega confirmó la madrugada de este domingo que explotó de forma controlada un "objeto parecido a una bomba" descubierto en un barrio de Oslo, y que ha detenido a un hombre como sospechoso, según medios locales.

Las autoridades policiales habían informado a última hora del sábado en Twitter de que una amplia zona del barrio multiétnico de Gronland fue acordonada y una persona retenida para ser interrogada tras encontrar dicho objeto.

"Hemos llevado a cabo una detonación controlada del objeto", declaró un portavoz policial citado por el diario VG.

Añadió que es difícil decir si había explosivos, pero explicó que la explosión fue mayor que la del dispositivo utilizado para ello.

Horas antes, medios noruegos informaron de que varios coches de policía y ambulancias fueron enviados a la zona.

"Un coche de policía vio a un hombre comportarse de forma sospechosa y encontró a la vez un objeto que queremos inspeccionar.

Sospechoso

Los servicios secretos de Noruega informaron que el detenido en relación al "objeto parecido a una bomba" es un ruso de 17 años al que se concedió asilo tras llegar al país en 2010.

La responsable de los Servicios de Seguridad Policiales (PST), Benedicte Bjørnland, aportó estos detalles sobre el sospechoso en una rueda de prensa horas después de que los artificieros explosionaran de forma controlada el artefacto que le encontraron al menor, un "objeto explosivo primitivo de limitada capacidad dañina".

Al asilado ruso se le investiga por un presunto delito de posesión ilegal de material explosivo y todavía no se han podido aclarar los motivos de su acción, agregó Bjørnland.

Noruega había ordenado el viernes que sus agentes en las principales ciudades y en el aeropuerto fuesen armados, en contra de la práctica habitual, después de que Estocolmo fuera escenario el viernes del atropello de una multitud por un camión, en un episodio que luego ha sido considerado como atentado terrorista.

Cuatro personas murieron y otras diez permanecen hospitalizadas, varias de ellas muy graves, a consecuencia del atentado en la capital sueca, por el que ha sido detenido un uzbeko de 39 años, sospechoso de ser el conductor del camión.