• El Cairo, Egipto |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El presidente Abdel Fattah al Sisi anunció este domingo de noche un "estado de emergencia por tres meses".

Según la Constitución egipcia, el jefe del Estado debe someter esta medida al Parlamento, en el que domina su sector político, que tiene una semana para pronunciarse.

Al Sisi se expresaba durante una conferencia de prensa en el palacio presidencial de El Cairo, pocas horas después de los dos atentados.

"Hay una serie de procedimientos a seguir, en primer lugar un estado de emergencia de tres meses", anunció con gesto grave el presidente, precisando que esta medida fue tomada para "proteger" y "preservar" al país.

Un kamikaze perpetró el ataque contra una iglesia de Alejandría en el que murieron 11 personas y 35 resultaron heridas. El individuo, que llevaba un cinturón de explosivos, se hizo estallar después de que la Policía le impidiera entrar en la iglesia de San Marcos, indicó el ministerio del Interior.

El papa copto Teodoro II, que había asistido a las celebraciones del Domingo de Ramos en esa misma iglesia por la mañana, abandonó el templo antes de la explosión, según informó su secretario personal.

Horas antes, un primer atentado dejó 27 muertos y 78 heridos en la iglesia Mar Girgis de Tanta, a 120 kilómetros al norte de El Cairo, en el delta del Nilo.

El balance de víctimas empeoró rápidamente, pasando de los 13 muertos anunciados en un primer momento a 27 muertos y 78 heridos, según el ministerio de Salud.

El EI reivindicó ambos atentados a primera hora de la tarde, meses después de que su rama siria llamara a atacar a "los infieles o apóstatas en Egipto y en todas partes", una forma de señalar a la comunidad copta.

Ataques sangrientos

El primer ministro Sherif Ismail condenó el atentado de Tanta e insistió en "la determinación del Estado a erradicar semejantes actos terroristas y eliminar de raíz al terrorismo".

Al Azhar, la prestigiosa institución del islam sunita con sede en El Cairo, también condenó ese ataque. "El objetivo de este cobarde ataque terrorista es atentar contra la seguridad y la estabilidad de nuestro Egipto, y la unidad del pueblo egipcio, lo cual exige que todos los integrantes de la sociedad permanezcan unidos", aseguró.

Las explosiones de este domingo ocurrieron algunos días antes de una visita del Papa a Egipto, los próximos 28 y 29 de abril. "A mi querido hermano, su santidad el papa Teodoro II, a la iglesia copta y a toda la querida nación egipcia expreso mi profundo pesar", dijo el papa Francisco durante la oración del Ángelus tras enterarse de lo ocurrido.

Con el atentado de El Cairo, se multiplicaron los llamamientos a endurecer la lucha contra el movimiento yihadista en Egipto, sobre todo en el Sinaí, donde llevó a cabo una serie de ataques sangrientos contra las fuerzas de seguridad.

Los coptos ortodoxos de Egipto representan la comunidad cristiana más numerosa de Oriente Medio y una de las más antiguas. Sus miembros dicen ser víctimas de discriminaciones en todo el país por parte de las autoridades y la mayoría musulmana.