elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

España conmemoraba hoy el quinto aniversario de los atentados islamistas de Madrid en 2004, que dejaron 191 muertos y casi 2.000 heridos, con pequeños homenajes y sin ningún acto oficial presidido por el gobierno ni por los Reyes. Los parlamentarios del Congreso y el Senado abrieron sus sesiones con sendos minutos de silencio por las víctimas de 10 bombas en la red de trenes de cercanías madrileños, que también dejaron 1.841 heridos.

Al contrario que en años anteriores, el gobierno español y los Reyes Juan Carlos y Sofía no participarán en ningún acto conmemorativo. El presidente del gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, así como el líder del opositor Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, comenzaron sus intervenciones en el Congreso manifestando su "apoyo y reconocimiento a todas las víctimas y familiares" de los atentados.

Por su parte, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y la presidenta de la región, Esperanza Aguirre, participaron en ofrendas florales en la sede del gobierno madrileño y en la céntrica estación de trenes de Atocha. Por la tarde, el príncipe Felipe, heredero de la Corona, y su esposa, Letizia, asistirán a un concierto en homenaje a las víctimas, mientras que las asociaciones de víctimas, familiares y vecinos tienen programados varios actos.

En octubre de 2007, la justicia española condenó a 21 de los 28 acusados por los atentados, tres de ellos a penas máximas de hasta 42.000 años de cárcel, en la práctica limitados a 40. Pero en julio de 2008 el Tribunal Supremo revisó a la baja la  sentencia al absolver a cuatro de los 21 condenados y confirmar la absolución de "Mohamed el egipcio", presunto cerebro de los atentados, que fueron reivindicados en nombre de Al Qaida. Actualmente quedan siete sumarios abiertos y las víctimas piden que se condene a los absueltos.

Pilar Manjón, presidenta de la principal organización de víctimas, la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, criticó este miércoles en el diario El País que las víctimas hayan "pasado a un segundo plano" para las autoridades. Manjón, que asegura que las víctimas reciben amenazas yihadistas, reclama "una fiscalía de terrorismo yihadista", "que los delitos de terrorismo no prescriban" y que se tipifiquen como delitos el "adoctrinamiento y reclutamiento" para organizaciones terroristas.