•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Brasil espera recibir entre 8.500 millones y 9.000 millones de reales (entre 2.742 millones y 2.900 millones de dólares) en las cuatro subastas de concesiones petroleras que realizará este año, informaron hoy fuentes oficiales.

La proyección fue divulgada por el ministro de Minas y Energía, Fernando Coelho Filho, tras una reunión en la que el Consejo Nacional de Política Energética detalló el calendario de las diez subastas de concesiones petroleras que el Gobierno realizará entre 2017 y 2019.

Para este año, además de tres subastas que ya habían sido autorizadas, el Consejo autorizó la realización de una nueva, probablemente en noviembre, para ofrecer los derechos para la exploración y la explotación de cuatro áreas en el llamado presal.

El presal es el horizonte de explotación que Brasil descubrió en aguas muy profundas del océano Atlántico, bajo una capa de sal de dos kilómetros de espesor, con gigantescas reservas de petróleo que pueden convertir al país en uno de los mayores exportadores mundiales de crudo.

Lea: Brasil prevé recaudar US$1,410 millones por concesión petrolera

En la subasta de diciembre será ofrecido al mejor postor la licencia para explotar cuatro prometedoras áreas ya delimitadas en las cuencas marinas de Campos y Santos que han sido bautizadas como Pau Brasil, Peroba, Alto de Cabo Frío-Oeste y Alto de Cabo Frío-Central.

Coelho Filho calcula que estas cuatro concesiones podrán rendirle al Estado 4.500 millones de reales (1.450 millones de dólares). Será la tercera subasta que Brasil realizará para ofrecer concesiones en el presal.

En la primera subasta de concesiones en el presal, realizada en octubre de 2013, el Gobierno ofreció derechos tan solo sobre un área, el campo de Libra, que se lo adjudicó un consorcio liderado por la brasileña Petrobras (40 %) y del que también forman parte las multinacionales Total (20 %) y Shell (20 %) y las corporaciones chinas CNPC (10 %) y CNOOC (10 %).

Este consorcio venció tras comprometerse a entregarle 41,65 % de sus ganancias al Estado brasileño. En la época la legislación establecía que Petrobras tenía que ser el operador de cualquier consorcio con derechos en el presal, pero el Congreso aprobó una reforma que permite a cualquier empresa privada, con o sin socios, disputar las concesiones en estas gigantescas reservas.

"Con los cambios propuestos por el Gobierno en la legislación, principalmente el que elimina el operador único (Petrobras), esperamos que las empresas tengan tiempo suficiente para aprobar los presupuestos y disputar subastas que moverán la industria de contratación, la de sísmica y la de exploración", aseguró el ministro. La segunda subasta de concesiones en el presal también será realizada este año -estaba prevista para septiembre pero el Gobierno quiere anticiparla a junio-, pero tan solo ofrecerá derechos sobre cuatro áreas marginales próximas al campo de Libra.

De las otras dos subastas petroleras previstas para este año, una está destinada a ofrecer derechos sobre acumulaciones marginales en campos terrestres maduros y otra a conceder licencias para explotar áreas nuevas tanto en tierra como en aguas profundas pero fuera del presal.

También: La industria petrolera de Brasil: turbulencia en Petrobras

Además de la tercera subasta de concesiones en el presal que se realizará este año, el Consejo aprobó otras dos rondas, una en mayo de 2018 y otra en el segundo semestre de 2019, para ofrecer licencias en este mismo horizonte de exploración. En total, en las cuatro subastas en tres años, serán ofrecidas licencias sobre 16 áreas de exploración y explotación en el presal.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus