•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tachó hoy al mandatario sirio, Bachar Al Asad, de "carnicero", en referencia al ataque con armas químicas perpetrado la semana pasada en el norte de ese país.

En una rueda de prensa conjunta con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, Trump también dijo "no tener absolutamente ninguna duda" de haber hecho lo correcto atacando el pasado jueves una base aérea siria en la ciudad de Homs, en represalia por el ataque químico, que EE.UU. atribuye al régimen sirio.

El mandatario estadounidense llamó a sus socios y aliados a trabajar "para poner fin" a la "bárbara" guerra a la que asiste el país islámico, y agradeció el apoyo de los miembros de la OTAN ante su decisión de tomar represalias contra Damasco tras el ataque químico.



El Gobierno de Trump ha atribuido al Gobierno Al Asad la autoría del ataque, presuntamente ejecutado con gas sarín y que acabó con la vida de más de 80 personas en el norte del país.

Tras dos días de conversaciones infructuosas en las Naciones Unidas, Trump tomó la decisión unilateral de bombardear con casi sesenta misiles de crucero la base aérea de las fuerzas sirias desde donde las autoridades estadounidenses creen que se lanzó el ataque químico.


A excepción del Kremlin, China e Irán, entre las mayores potencias Trump ha encontrado respaldo, ya que la utilización de agentes químicos para atacar a la población civil está prohibido por las leyes internacionales.

Siria se había comprometido a entregar la totalidad de su arsenal químico en 2013, cuando ejecutó un ataque similar y recibió múltiples condenas por lo ocurrido, un proceso para el que Rusia se ofreció como garante.

Sin embargo, ante lo ocurrido la semana pasada, Washington a culpado también al Kremlin de no haber cumplido con su papel y, ya sea de manera intencionada o no, haber permitido que Damasco conservara armas de ese tipo.

La OTAN

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró hoy que la OTAN "ya no es obsoleta", como había criticado durante la campaña electoral de 2016, después que el organismo reconociera la necesidad de luchar contra el terrorismo.

"Me quejé sobre ello hace tiempo. Dije que era obsoleta. Ya no es obsoleta", dijo Trump en una rueda de prensa conjunta en la Casa Blanca con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

El mandatario estadounidense señaló que el encuentro había sido "productivo" y que la OTAN había accedido "a hacer más en la lucha contra el terrorismo".

Con estas palabras, Trump da un giro de 180 grados en sus críticas a la Alianza Atlántica, que había atacado frontalmente durante la campaña electoral por no estar a la altura de las circunstancias.

Una vez más, insistió en la necesidad de que los miembros de la OTAN aumenten el gasto el defensa hasta el objetivo acordado del 2% del producto interior bruto (PIB), porque no podían esperar que EE.UU. cumpliera con sus exigencias de defensa.

Por su parte, Stoltenberg reafirmó que este alza es una de sus "prioridades" y que espera que todos los países miembros cumplan con lo prometido.

"El mensaje claro y directo del presidente Trump ha ayudado, y vemos cómo los países están comenzando a trabajar en la dirección adecuada", agregó el secretario general de la OTAN.

Precisamente, la cumbre de líderes de la OTAN de finales del próximo mes de mayo en Bruselas será el primer viaje internacional de Trump y su presentación oficial fuera de EE.UU., tras acceder al poder en enero pasado.