•   Toronto, Canadá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno canadiense quiere que para mediados de 2018 el consumo de marihuana sea legal en el país y para ello presentó un proyecto de ley que regula la producción, distribución y consumo del cannabis.

Las autoridades canadienses también presentaron un segundo proyecto de ley que endurece el castigo a aquellas personas que conducen bajo los efectos de drogas y alcohol, en respuesta al temor de muchos de que la legalización del consumo de marihuana aumentará los peligros en la carretera.

El Gobierno canadiense aseguró al presentar el controvertido proyecto de ley para legalizar la marihuana que no tiene ninguna intención de promover su consumo y que su única intención es reducir los problemas sociales que causa el uso ilegal del cannabis.


"Nos hemos concentrado totalmente en cómo reducir los daños sociales y de salud asociados con el cannabis en su producción, distribución y consumo", afirmó durante una rueda de prensa en Ottawa el diputado Bill Blair, un agente retirado que fue el jefe de la Policía de Toronto.

Blair añadió que el Gobierno canadiense ha estudiado durante más de un año las experiencias de otras jurisdicciones que han legalizado el consumo de marihuana, como Colorado en Estados Unidos, y que su planteamiento está basado en asegurar la salud de la población.

El proyecto de ley cumple la promesa electoral realizada por el primer ministro canadienses, Justin Trudeau, a finales de 2015, cuando se comprometió a despenalizar el consumo de marihuana para proteger a menores y eliminar una fuente de financiación de organizaciones criminales.


Se prevé que el proyecto de ley sea aprobado sin problemas por la Cámara Baja del Parlamento canadiense, ya que el Partido Liberal de Trudeau está en control de la mayoría absoluta.

Según el proyecto de ley, los canadienses mayores de 18 años de edad podrán cultivar hasta cuatro plantas de marihuana o comprar cannabis en establecimientos autorizados.

Pero Ottawa también da libertad a las autoridades provinciales del país para que impongan si lo deseen límites de edad superiores para permitir el consumo de marihuana.


Organizaciones médicas, como la asociación de psiquiatras del país, habían solicitado al Gobierno canadiense que estableciera la edad mínima para autorizar el consumo de cannabis en 21 años para evitar daños mientras el cerebro está en proceso formativo.

La cantidad máxima en posesión se establece en 30 gramos de cannabis y aquellas personas que excedan este límite serán multadas en caso de pequeñas cantidades. Pero la distribución o venta ilegal de marihuana estará penalizada con hasta 14 años de prisión.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus