•   Amkara, Turquía  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que el referéndum de este domingo para decidir si se refuerzan sus poderes era una votación para el futuro de Turquía.

“Si Dios quiere, nuestra nación, aquí y en el extranjero, avanzará hacia el futuro esta tarde escogiendo la opción esperada”, declaró Erdogan después de haber votado en la orilla asiática de Estambul.

El jefe del Estado turco señaló que el referéndum, cuyo resultado se anuncia reñido, no era una votación “corriente” y pretendía “transformar el sistema de gobernanza”.

Unos 55.3 millones de electores turcos votaban este domingo a favor o en contra una revisión constitucional que reforzaría considerablemente los poderes del presidente de la República.

¿Qué propone el referendo?

La ampliación de los poderes del presidente, la supresión del cargo de primer ministro y el aumento del número de diputados son algunas de las medidas de la reforma constitucional turca impulsada por el presidente Recep Tayyip Erdogan, sometida a referéndum este domingo.

El texto prevé transferir gran parte del poder ejecutivo al presidente Erdogan, que nombrará él mismo a los ministros. También podrá designar a uno o varios vicepresidentes.

El cargo de primer ministro, actualmente ocupado por Binali Yildirim, desaparecerá.

La reforma constitucional autorizará además al presidente a intervenir directamente en el ámbito judicial.

El jefe de Estado podrá escoger directa o indirectamente a seis miembros del Alto consejo de jueces y fiscales (HSYK), responsable de nombrar y destituir al personal del sistema judicial. El parlamento escogerá a siete.

Los tribunales militares, que en el pasado condenaron a muerte a numerosos oficiales e incluso al ex primer ministro Adnan Menderes tras el golpe de Estado de 1960, serán suprimidos, salvo excepción.

Según la reforma constitucional, el estado de emergencia será instaurado en caso de “alzamiento contra la patria”, o de “acciones violentas que pongan la nación (...) en peligro de dividirse”.

El presidente decidirá imponer o no el estado de emergencia antes de someter la cuestión al parlamento. Este podrá luego decidir acortarlo, prorrogarlo o suspenderlo.

El estado de emergencia no podrá durar inicialmente más de seis meses. Podrá ser prolongado por una duración de cuatro meses como máximo.

Un votante en el referendo de Turquía. EFE/ENDEl número de diputados pasará de 550 a 600 y la edad mínima para ser diputado se reducirá de 25 a 18 años.

Las elecciones legislativas y presidenciales se celebrarán al mismo tiempo, cada cinco años, uno más que en la actualidad.

El parlamento seguirá teniendo el poder para elaborar, enmendar o derogar leyes. Supervisará las acciones del presidente pero éste podrá promulgar decretos en los ámbitos vinculados con su amplias competencias ejecutivas.

El texto especifica en cambio que el presidente no podrá promulgar decretos sobre temas que ya estén claramente regulados por ley.

Si el presidente de la República está acusado o es sospechoso de haber cometido un delito, el parlamento podrá exigir una investigación, pero tendrá que obtener para ello una mayoría de tres quintas partes de las voluntades.

El proyecto de reforma constitucional establece el 3 de noviembre de 2019 como fecha para las próximas elecciones presidenciales y legislativas.

El presidente será elegido por un mandato de cinco años, renovable una vez. No estará obligado a romper los vínculos con su partido.

Erdogan, de 63 años, fue elegido presidente en agosto de 2014, después de 12 años como primer ministro. No se tendrá en cuenta el mandato actual cuando se adopte el nuevo sistema.

Erdogan, en el poder desde 2003, podría así permanecer en la jefatura del estado hasta 2029. Tendría entonces 75 años.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus