•  |
  •  |
  • AFP

El financista estadounidense Bernard Madoff se declaró culpable hoy ante un tribunal de Nueva York de once cargos en el inmenso fraude por el que se lo acusaba, y el juez ordenó su detención inmediata a la espera de dictar su condena el 16 de junio próximo. "Estoy profundamente arrepentido y avergonzado", expresó el financista ante el juez Denny Chin, al pronunciarse por primera vez públicamente sobre el caso, explicando que las operaciones fraudulentas comenzaron en los años 90. "Creí que terminaría rápidamente y que me sacaría a mí mismo y a mis clientes" de esta situación. "Esto resultó difícil, y al final, imposible", agregó Madoff en su declaración.

Vestido de traje gris sobre camisa blanca, el financista se mostró muy nervioso durante el interrogatorio, y el juez debió pedirle que hablara más alto. "¿Se siente bien?", le preguntó el magistrado. "Sí", respondió. "No puedo expresar convenientemente hasta qué punto estoy arrepentido", agregó el financista, y señaló que "estoy ahora aquí para aceptar la responsabilidad de mis delitos". "¿Cómo se declara?", le preguntó el juez Chin y respondió "culpable". Chin ordenó su detención inmediata y el acusado fue llevado con esposas fuera de la sala. Su condena será dictada el 16 de junio.

Ha sido la mejor decisión
Enviar a Madoff a prisión "era la única decisión correcta" y "si el juez no la hubiera tomado, habría habido disturbios afuera (del tribunal) y nosotros habríamos participado", reaccionó una de las víctimas, Judith Welling, de 70 años, presente en el tribunal junto a su marido de 84. Welling manifestó haber perdido "varios millones de dólares" en este fraude.

Otra víctima, Bennett Goldworth, aseguró hoy a la cadena CNN que el fraude había puesto su vida "patas para arriba". "Me había retirado de los negocios. Me había instalado en Florida. Ahora tengo que comenzar de nuevo. Y tengo que volver a Nueva York, para vivir con mis padres, a los 52 años", se lamentó, y confesó haber invertido 4 millones de dólares con Madoff.

El tribunal registró 25 demandas de intervención de las víctimas, algunas de las cuales declararon durante la sesión del jueves. La acusación estima que durante más de veinte años, 177.000 millones de dólares pasaron por los fondos de Bernard Madoff, en detrimento de numerosos inversores.

Nada de clemencia
Tres meses después de su arresto, el financista había anunciado el martes que se declararía culpable de los cargos que pesaban en su contra. El fiscal Marc Litt, descartando cualquier clemencia o posibilidad de negociación, declaró a su vez que solicitaría 150 años de cárcel. "No hay ningún acuerdo para reducir la pena", dijo Litt. Y acusó a Madoff de haber montado "un esquema tendiente a expoliar a clientes...solicitándoles miles de millones de dólares con falsos pretextos".

El procedimiento de declararse culpable le permitirá a Madoff evitar un juicio ante un jurado. Será el juez quien emitirá directamente. Los cargos incluyen fraude con acciones, fraude en asesoría financiera, correo fraudulento, fraude electrónico y lavado de activos. Los abogados de las víctimas creen que unas tres millones de personas, incluyendo bancos importantes y celebridades, perdieron dinero en la estafa.