•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El gobierno del presidente de EE. UU., Donald Trump, tomó ayer nuevas medidas contra el Ejecutivo de Bachar Al Asad tras el ataque químico ocurrido a principios de mes en el norte de Siria y sancionó a casi 300 funcionarios supuestamente vinculados con el desarrollo del programa de armas químicas de dicho país.

Según informó primero el Departamento del Tesoro y luego su secretario, Steve Mnuchin, desde la sala de prensa de la Casa Blanca, 271 individuos han sido sancionados este lunes por el Gobierno, por lo que sus bienes en EE. UU. serán bloqueados, no podrán viajar a suelo estadounidense y tendrán prohibida cualquier interacción con su sistema financiero.

“Estas sanciones de gran envergadura apuntan al centro de apoyo científico que permitió el horrible ataque de armas químicas de Bachar Al Asad contra civiles inocentes, hombres, mujeres y niños”, aseveró Mnuchin.

300 funcionarios fueron sancionados, por participar en el desarrollo de armas químicas en Siria.

“Estados Unidos envía así un fuerte mensaje con esta acción de que haremos pagar a todos los miembros del régimen de Asad por estas flagrantes violaciones de derechos humanos a fin de disuadir la propagación de este tipo de armas químicas bárbaras”, agregó Mnuchin.

El Departamento de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros de Estados Unidos (OFAC) tomó esta medida “en respuesta al ataque de gas sarín” que tuvo lugar el 4 de abril “contra civiles inocentes” en la localidad de Jan Shijún, al norte del país, y en el que murieron alrededor de 80 personas.

Las sanciones financieras se suman así al bombardeo unilateral ordenado por Trump apenas tres días después del ataque químico y que tuvo como objetivo la base aérea de las fuerzas armadas sirias en la ciudad de Homs, que fue gravemente dañada con el lanzamiento de casi 60 misiles crucero Tomahawk.

En una llamada telefónica con periodistas, altos funcionarios del gobierno estadounidense detallaron que se trata de “una de las mayores acciones” en materia de sanciones económicas contra el gobierno sirio emitidas por Washington, y subrayaron que los individuos sancionados doblan el número de funcionarios sirios que estaban afectados por sanciones hasta ahora.