•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Unos 50 pistoleros brasileños y paraguayos asaltaron la madrugada del lunes con fusiles y explosivos una empresa transportadora de caudales en Paraguay, y se llevaron un botín de varios millones de dólares, tras dejar un agente muerto y varios heridos, informó la Policía.

El suceso considerado como “el asalto del siglo” por la Policía, se produjo en las primeras horas de este lunes en la empresa de caudales Prosegur de Ciudad del Este, distante a 350 km de Asunción, en la triple frontera con Brasil y Argentina.

Una camioneta con tres civiles a bordo recibió varios impactos de bala en medio de los ataques coordinados que realizaron los delincuentes en varios lugares de Ciudad del Este.

Los maleantes empezaron su asalto pasada la medianoche y realizaron durante dos horas acciones de distracción mediante el incendio de vehículos y explosiones en las inmediaciones de la comisaría policial, según los primeros informes.

En el ataque murió un agente destinado a una fuerza de élite de la Policía.

Los informes policiales identificaron a miembros del brasileño PCC (Primer Comando Capital) entre los integrantes de la banda, el grupo criminal organizado que opera desde Sao Paulo.

También se produjeron ataques simultáneos contra la sede de la Jefatura de Policía y la Gobernación de Ciudad del Este.

Varios vehículos fueron incinerados por los autores para bloquear los accesos a la Policía y facilitar su fuga. Los delincuentes dejaron abandonados cinco automóviles durante su huida.

También se produjeron ataques simultáneos contra la sede de la Jefatura de Policía y la Gobernación de Ciudad del Este, admitieron portavoces policiales.

Entre los vehículos abandonados por los delincuentes fueron identificados tres camionetas blindadas, una de ellas con una ametralladora pesada antiaérea instalada en su carrocería.

Persecución

En un operativo conjunto de fuerzas de seguridad de Paraguay y Brasil tres presuntos autores del llamado “asalto del siglo” en la fronteriza Ciudad del Este fueron muertos y otros cuatro detenidos cuando trataban de huir a Brasil, informaron las autoridades paraguayas.

A raíz de este caso que conmocionó a Paraguay, la policía brasileña reforzó su vigilancia y patrullaje en la porosa frontera y hacia el mediodía se “topó con personas que estaban regresando de Paraguay, que en principio eran participantes del asalto, y tuvieron un enfrentamiento con intercambio de tiros”.

El presidente brasileño Michel Temer ordenó a la Policía Federal colaborar con las autoridades paraguayas para investigar los hechos y dijo que su país apoyará “con los recursos que sean necesarios” para esclarecer el caso.