•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

México podrá imponer sanciones comerciales a Estados Unidos por un importe total de 163 millones de dólares, de acuerdo al fallo arbitral emitido hoy por la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el caso del etiquetado del atún procedente del primer país.

Este dictámen es la respuesta a la petición de México para que se le autorice imponer medidas compensatorias y otras represalias comerciales por el incumplimiento por parte de Washington de dos dictámenes anteriores a su favor en el mismo caso.


Esta disputa comercial abarca las normas que aplica EEUU para el etiquetado "Dolphin Safe" (delfines protegidos) en las latas de atún y que discriminan a las importadas desde México.

EEUU argumenta que los modos de pesca que utilizan los atuneros mexicanos tienen un elevado riesgo de captura incidental de delfines, que suelen nadar por encima de los bancos de atunes, por lo que impide que este producto exhiba el etiquetado, que a su vez es defendido por las organizaciones medioambientales.

Sin embargo, el fallo de la OMC no corresponde a las pretensiones de México, que había solicitado autorización para retirar beneficios arancelarios a un lista de productos importados de EEUU por un total de 472 millones de dólares, acorde con su estimación del prejuicio económico sufrido.

La OMC, en cambio, sólo ha aprobado 163 millones de dólares en sanciones, que México deberá decidir como utilizan.

Los atuneros han denunciado millonarias pérdidas acumuladas por las restricciones que sufren para acceder al mercado del país vecino.

Los desacuerdos por el comercio de atún entre ambos países remontan a la década de los ochenta, pero fue en 2008 cuando México planteó por primera vez el caso ante la OMC, que ya he emitido sendos fallos favorables a este país.

En respuesta, EEUU modificó dos veces sus normas sobre el etiquetado para la importación del atún, pero en ambas oportunidades México consideró que los cambios aplicados eran insuficiente y que las restricciones indebidas en su contra -incluidas documentación adicional y verificación de capturas- se mantenían.

El último cambio que introdujo, en 2016, fue la expansión de las reglas que regían para el atún mexicano al resto del mundo.

Entre los asesores legales de la organización internacional predomina la opinión de que EEUU no puede apelar esta vez a la decisión de los árbitros, según supo Efe.

Se estima que el mercado estadounidense de atún en lata está valorado en cerca de 700 millones de dólares.