• Naciones Unidas |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Consejo de Seguridad de la ONU viajará en los próximos días a Colombia para ver sobre el terreno el desarrollo del proceso de paz y dar un claro respaldo a la apuesta del Gobierno y de las FARC por el fin del conflicto.

“Nos parecía que era necesario acompañar a los colombianos en esta (...) feroz apuesta por la paz”, dijo a Efe el embajador de Uruguay ante Naciones Unidas, Elbio Rosselli, que encabezará la comitiva.

Uruguay, que preside en mayo el Consejo de Seguridad, es el principal impulsor de esta visita, con la que el máximo órgano de decisión de la ONU quiere dar una señal de apoyo a lo que considera uno de los grandes éxitos para la paz en los últimos años.

Para Rosselli, Colombia “es la buena noticia del Consejo de Seguridad” y un asunto en el que, a diferencia de otras cuestiones, “no ha habido la menor discrepancia” entre los quince Estados miembros.

El pasado año el Consejo aprobó la creación de una misión para apoyar la verificación del alto el fuego y el desarme en el país latinoamericano y por ahora hace un análisis muy positivo del avance del proceso.

Aunque se han visto algunos “contratiempos”, según Rosselli lo fundamental es el compromiso que siguen demostrando tanto el Gobierno como las FARC y su voluntad de tratar de cumplir con los plazos previstos.

En un mundo en el cual parece que la gente anda buscando excusas para tener conflictos, nos resulta una tarea muy enaltecedora encontrar que haya gente que está porfiadamente buscando la paz”, apuntó.

Con ambas partes se verán los miembros del Consejo de Seguridad durante su viaje a Colombia, donde estarán desde la noche del próximo miércoles hasta el viernes.

Trece de los quince países enviarán a Colombia a sus embajadores titulares ante la ONU, con las excepciones de EEUU -por problemas de agenda de la representante, Nikki Haley- y Rusia, cuyo representante principal falleció este año y aún no ha sido sustituido oficialmente.