•   Diyarbakir, Turquía  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Habitantes de un distrito histórico de Diyarbakir, principal ciudad del sureste de Turquía de mayoría kurda, tuvieron que abandonar sus viviendas el lunes a petición de las autoridades que quieren restaurar esta zona muy castigada por los combates con los rebeldes kurdos.

Las autoridades turcas afirman que quieren restaurar el distrito central Sur, rodeado por murallas de la era romana inscritas en el patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco.

Sur fue totalmente dañada por los enfrentamientos que se registran desde hace dos años entre las fuerzas de seguridad y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), calificado de organización "terrorista" por Ankara y sus socios occidentales.

Los combates se reanudaron en la zona tras la ruptura del frágil alto el fuego con el que el Gobierno turco y los rebeldes kurdos habían intentado poner fin a un conflicto que causó más de 40.000 muertos desde 1984.

Unos 7.000 habitantes de dos barrios de Sur tenían hasta este lunes para abandonar sus casas. Las autoridades ya habían evacuado y arrasado otros seis barrios, de los 20 que tiene el distrito.

Los propietarios de una vivienda han recibido una compensación financiera, a diferencia de los inquilinos.

"Vivíamos aquí desde hacía 10 u 11 años, pero gracias a Dios no pagábamos alquiler", explica Sahin Darkan. "Pero ahora debemos irnos. Y tendremos que pagar un alquiler (...) No sé qué nos va a pasar".

"Me dieron un poco de dinero. No tengo a nadie", lamenta Zehina Ceylan. "No puedo comprar una vivienda o pagar un alquiler. El Estado me dice que me vaya, pero ¿adónde tengo que ir?".

En septiembre, el primer ministro Binali Yildirim anunció una inversión de 12.000 millones de liras turcas (3.400 millones de dólares) para las regiones del sur del país golpeadas por la reciente ola de violencia. Esa cantidad incluía 1.900 millones de liras (534 millones de dólares) solamente para Sur.