•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Diversos disturbios e incidentes empañaron las convocatorias del 1 de mayo hechas por los sindicatos franceses, que se manifestaron ayer divididos, en línea con las diferencias que mantienen de cara a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del próximo domingo.

Según el ministro francés del Interior, Matthias Fekl, seis policías antidisturbios resultaron heridos —dos muy graves— en los enfrentamientos que se produjeron durante la marcha que habían convocado los sindicatos, que no han dado consigna de voto explícita para la segunda vuelta, más allá de oponerse a la candidata ultraderechista, Marine Le Pen. La prefectura de policía precisó que cinco personas fueron arrestadas durante esa manifestación, organizada entre la plaza de la República y la de la Nación por la Confederación General del Trabajo (CGT), Fuerza Obrera (FO), la Federación Sindical Unitaria (FSU) y Solidarios.

Los incidentes se iniciaron cuando varias decenas de personas con la cara cubierta y en muchos casos con cascos se colocaron delante de las pancartas de los sindicalistas y lanzaron cócteles molotov y piedras contra los antidisturbios, que les respondieron con granadas lacrimógenas.

Los incidentes se reprodujeron varias veces y, de acuerdo con lo que señaló Fekl en una declaración a la prensa, sus autores fueron “varios cientos de alborotadores profesionales” que habían acudido con la intención de “herir y matar policías”.

Algunos de ellos llevaban pancartas en las que denunciaban las dos opciones que se plantean a los electores, el socioliberal Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen.

Esa posición difiere de la de los organizadores de la manifestación, que piden el rechazo expreso de Le Pen, aunque tampoco reclaman el apoyo explícito a Macron, al que critican su programa socioeconómico y en particular por su intención de llevar a cabo una nueva reforma para flexibilizar el mercado laboral.

Los dos candidatos se refirieron a los altercados y rindieron homenaje al trabajo de los antidisturbios víctimas de violencia.

Marine Le Pen dijo en su cuenta de Twitter que “este desmadre y esta laxitud no lo quiero volver a ver en nuestras calles”.