•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los líderes del Congreso de EE. UU. aceptaron dotar al Gobierno de un presupuesto que mantiene el plan de la Casa Blanca para la defensa, pero no incluye previsión para el propuesto muro en la frontera con México.

El acuerdo alcanzado y presentado ayer es el resultado de semanas de negociaciones entre legisladores republicanos y demócratas y permite financiar el funcionamiento federal por lo menos hasta el 30 de septiembre sin el riesgo de un cierre por falta de presupuesto.

Este entendimiento deberá ser aprobado esta semana primero en la Cámara de Representantes y a continuación en el Senado, para destinar aproximadamente 1.1 billones de dólares para cubrir gastos considerados fundamentales.

El acuerdo representa un delicado equilibrio entre la propuesta de presupuesto lanzada el mes pasado por el presidente Donald Trump y las exigencias impuestas por la oposición para que el proyecto prospere.

De esta forma, la propuesta reserva 598,500 millones de dólares para el sector de Defensa, un aumento de 25,000 millones o 4.5% con relación a 2016.

NI UN DÓLAR AL MURO 

“Estados Unidos será más fuerte y más seguro gracias a este presupuesto”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan.

El acuerdo responde “al compromiso del presidente Trump de reconstruir nuestras fuerzas armadas para el siglo XXI y reforzar nuestras fronteras para proteger el país”, añadió.

El texto también incluye una previsión por 1,500 millones de dólares para el incremento de la seguridad fronteriza, además de contratación de nuevos agentes para la patrulla de la frontera.

Esto incluye recursos para las operaciones de arresto y deportación de inmigrantes en situación irregular y que hayan cometido delitos, contratación de jueces para tribunales migratorios y construcción de nuevas instalaciones para mantener personas detenidas.

Sin embargo, el acuerdo no prevé ni un solo dólar para el polémico muro que Trump propone construir en la frontera con México y que cada día parece más improbable, a raíz de su costo estratosférico y la falta de un presupuesto específico.

El pasado 16 de marzo, cuando la Casa Blanca anunció el proyecto de presupuesto que enviaría al Congreso, el texto asignaba 2,600 millones de dólares a la “planificación, diseño y construcción” del controvertido muro fronterizo.

Pero de inmediato se tornó evidente que las bancadas de la oposición demócrata no aprobarían un presupuesto federal que incluya provisiones para el muro, y ante la necesidad de garantizar esos votos, la Casa Blanca no tuvo otra opción que dejar la idea a un lado.

“TENEMOS TIEMPO” 

El viernes, al hablar ante la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en inglés), Trump había asegurado que el muro será construido, aunque no ofreció detalles. “Tenemos todo el tiempo que haga falta”, dijo el mandatario.

Así, la ausencia de cualquier provisión para el muro no constituye precisamente una sorpresa en este presupuesto temporario hasta septiembre, pero confirma que el presidente usó la idea como una carta en la negociación.