•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Expertos advirtieron hoy de que "el derecho fundamental a la salud" se perdería si el Gobierno continúa con su plan de "no convertir la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea en una ley británica" tras el "brexit", tal y como señala el borrador del proyecto de Ley de la gran derogación.

Así lo manifestaron hoy los profesores del Instituto de Salud y Sociedad de la Universidad de Newcastle (Inglaterra), Peter Roderick y Allyson Pollock, en declaraciones a la revista médica BMJ. Ambos explicaron que el valor de esta carta quedó demostrado el pasado año, tanto en los tribunales europeos como en los británicos, cuando la industria tabacalera retó, sin éxito, a las nuevas normas sobre el embalaje de cigarrillos.

Uno de los argumentos esgrimidos por la industria del tabaco era que las nuevas reglas violaban sus derechos, pero las cortes europeas y el Alto Tribunal de Londres utilizaron el derecho a la salud contemplado en el artículo 35 de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE como razón lapidante contra tal argumento.

"La proposición del Gobierno de no mantener la Carta significa que después del 'brexit' el Reino Unido no podrá utilizar el artículo 35 o ningún otro recogido en la Carta para interpretar leyes británicas derivadas de las europeas", sostuvieron. Pollock y Roderick enunciaron las leyes que se verían afectadas, entre las que destacaron las relacionadas con la protección de la salud pública, con los residuos de pesticidas en la comida, con la salud y seguridad en el trabajo, con la gestión y disposición de sustancias peligrosas y con la regulación de productos sanitarios.

Además, argumentaron que el cambio "debilitaría considerablemente la capacidad de jueces y magistrados en el futuro de defender la ley si es desafiada en los tribunales". Y manifestaron que les suscita preocupación los argumentos planteados por el Gobierno para avalar su intención de prescindir de la Carta.

"La protección real de la salud pública" que representa, en su opinión, la Carta de Derechos Humanos de la UE será anulada si el Ejecutivo actual es reelegido en las elecciones generales del próximo 8 de junio y "su plan continúa adelante", advirtieron.

E instaron a todos aquellos preocupados por la salud pública y por la solidaridad social a pedir a sus candidatos parlamentarios que "se opongan al plan del Gobierno y que modifiquen el Proyecto de Ley de la gran derogación después de las elecciones para poder continuar con la protección de la Carta". La Ley de la gran derogación, cuyo borrador se presentó el pasado 30 de marzo y que se introducirá en el Parlamento después del verano, revocará el Acta de adhesión a las Comunidades Europeas de 1972, que en su día autorizó el ingreso del Reino Unido en la UE.