•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

 Rusia, aliado del régimen sirio, y Turquía, que apoya a los rebeldes, se pronunciaron a favor de la creación de "zonas de desescalada" para "pacificar" Siria y reforzar el alto el fuego, declaró este miercoles el presidente ruso Vladimir Putin.

"Nuestra posición común es que la creación de zonas de desescalada debe conducir a una mayor pacificación y a reforzar el régimen de alto el fuego", dijo Putin durante una rueda de prensa conjunta en Sochi (sur de Rusia) con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

De interés: Putin y Duterte firmarán acuerdos de cooperación militar
Putin afirmó haber abordado la cuestión de las zonas de "desescalada", un término confuso que podría acercarse a la idea de una zona tampón, con el presidente estadounidense Donald Trump el martes, durante una conversación telefónica. "Si lo he entendido bien, la administración estadounidense respalda esa idea", declaró.

Esas áreas deberían facilitar "un diálogo político entre los beligerantes. Y ese proceso político tiene que dar lugar a un restablecimiento completo de la integridad territorial del país", prosiguió el presidente ruso.

Para él, la lucha contra las "organizaciones terroristas", como el grupo Estado Islámico o el Frente Fateh al Sham, exrama de Al Qaida en Siria, continuará a pesar de la posible instauración de esas zonas.

Erdogan indicó, por su parte, que había estudiado con su homólogo ruso la creación de esas áreas "en el mapa", y pidió que esta idea fuera adoptada en Astaná, la capital de Kazajistán, donde comenzó este miércoles una cuarta ronda de negociaciones entre los rebeldes y el régimen.

La delegación de los rebeldes anunció, sin embargo, que suspendería su participación en las negociaciones hasta que Damasco ponga fin a sus bombardeos en Siria.

Los rebeldes reconocieron, no obstante, que el principio de "las zonas de desescalada sería una medida temporal para mejorar la difícil situación humanitaria de los civiles".

Moscú propone crear esas zonas en los territorios rebeldes en la provincia de Idlib (noroeste), en la provincia central de Homs, en el enclave rebelde de la Guta -al este de Damasco- y en la parte meridional del país.

Según la versión en árabe del texto consultada por la AFP, las "zonas de seguridad" deberán estar acompañadas de "zonas de seguridad" con puestos de control y centros de vigilancia gestionados conjuntamente por el ejército sirio y los rebeldes.