•   Caracas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las fuerzas de seguridad de Venezuela lanzaban bombas lacrimógenas contra una gran manifestación de opositores en rechazo a la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente que el presidente Nicolás Maduro activó este miércoles.

Militares de la Guardia Nacional y la policía, apoyados por carros antimonites blindados, bloqueaban con una lluvia de gases, chorros de agua y perdigones de goma la manifestación en una estratégica autopista del este de Caracas, mientras grupos de jóvenes les respondían con piedras y cócteles molotov, constaron periodistas de AFP.

A punta de bombas lacrimógenas, las fuerzas de seguridad hicieron retroceder la marcha opositora. "Malditos", "Asesinos", les gritan algunos manifestantes bajo la enorme nube de gases. Varias vías del este de Caracas están trancadas con barreras de escombros y basura incendiada.

Ninguna de las marchas realizadas por la oposición ha logrado llegar al centro de Caracas -considerado bastión chavista, donde están los poderes públicos- pues son bloqueadas y dispersadas por las fuerzas de seguridad.

"Estamos cansados de un gobierno que en 18 años destruyó a un país. Queremos ser libres, tener comida, medicamentos, seguridad. Con esa Constituyente, Maduro lo que busca es oxigenarse, ganar tiempo", dijo a AFP Nancy Trejos, un ama de casa de 62 años, en la concentración en la autopista.

Las protestas ocurren en medio de una seria crisis económica que socavó la popularidad de Maduro, cuya gestión rechaza, según sondeos privados, más del 70% de venezolanos, cansados de la escasez y de una inflación considerada la más alta del mundo.

La situación ha despertado gran inquietud internacional. España expresó "preocupación", Argentina, Chile y Estados Unidos estimaron que agravará la crisis, Brasil la calificó de "golpe" y Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) -de la que Venezuela inició su retiro- de "fraudulenta".

El papa Francisco ha ofrecido ayuda a un "diálogo" pero con "condiciones claras". Países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) respaldaron una salida negociada en una reunión en San Salvador el martes.