•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró este miércoles que desde la oposición surgió una “insurgencia armada” para derrocarlo con un “golpe de Estado”, al justificar que ante ello convocó a una Asamblea Nacional Constituyente.

“Ha surgido desde filas de la oposición una insurgencia armada fascista, antipopular, que ha levantado sus armas contra la República y la República tiene derecho a defenderse contra el terrorismo”, expresó en un mitín en el centro de Caracas.

En su discurso, tras entregar al poder electoral el decreto que activa la Constituyente, el presidente dijo haber “ordenado que se activen operaciones de búsqueda de los grupos armados”.

Mientras Maduro hablaba, miles de opositores intentaron marchar al Legislativo, pero fueron dispersados por policías y militares con bombas lacrimógenas.

Nicolás Maduro junto a Tibisay Lucena, del poder electoral venezolano. AFP/ENDEl presidente socialista aseguró que su propuesta de Constituyente “ciudadana, popular” busca impulsar la paz.

“Mientras ellos llaman a la violencia, yo llamo a la Constituyente; mientras activan grupos violentos, yo llamo al pueblo (...) Estamos derrotando el golpe fascista”, indicó.

La oposición, por su parte, considera que es Maduro quien da un “golpe de Estado” al proponer una Constituyente con la que, según ellos, busca eludir unas elecciones.

“En las próximas semanas, tendremos elecciones. ¿Querían elecciones?, ¿querían votar? Vamos a votar. ¿Querían diálogo?, tomen Constituyente”, afirmó Maduro.

Aunque el mandatario asegura que los asambleístas de la Constituyente se elegirán de forma “universal, directa y secreta”, la mitad de ellos serán escogidos por sectores sociales en los que el gobierno tiene influencia.

Desde hace un mes, la oposición protesta en las calles contra Maduro, para exigir elecciones generales y respeto a la autonomía del Parlamento, único poder del Estado que controla.

Las manifestaciones, que dejan 31 muertos y cientos de heridos, suelen degenerar en fuertes choques entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, disturbios, tiroteos y saqueos. Gobierno y oposición se responsabilizan mutuamente de la violencia.