•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

México ha avanzado “mucho más lento” en su objetivo de erradicar la pobreza en la infancia, ya que 39.2 millones de niños, niñas y adolescentes permanecen en esta situación, dijo el representante de Unicef en México, Christian Skoog.

El informe 2016 de la institución señala que, de esos menores, el 32.4% tiene entre 0 y 5 años, el 33.7% entre 6 y 11 años y el 33.9% entre 12 y 17 años.

Los avances en este sector de la población han tenido una menor velocidad, porque “no hay un enfoque” para la infancia. En los programas sociales se habla con los adultos para saber qué requieren ellos, pero “no se toman en cuenta las necesidades de los niños”, afirma Skoog en una entrevista con Efe.

No obstante, en el país se han dado avances como la implantación en todos los estados y en 835 de 2,562 municipios del Sistema de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes (Sipinna).

La relevancia de este sistema es que ejerce un diagnóstico, especialmente a nivel municipal, del estado de la infancia, para saber qué aspectos —obesidad, violencia, educación, etc.— tienen que priorizar las instituciones, explica el representante de Unicef.

La ley general de los derechos de niñas, niños y adolescentes de 2014 fue algo “muy bueno”, pero ahora “lo que falta muchas veces es operacionalizar todo eso”, es decir, que la normativa se traduzca en cambios positivos.

“Hay que contar con la voluntad, con los recursos necesarios —no solo financieros, también humanos—, para garantizar la seguridad de los niños y las niñas”, defiende Skoog, para quien esto es una tarea “a mediano y largo plazo” que puede avanzar de forma más efectiva cuando las instituciones trabajan conjuntamente.

FUERA DE LA ESCUELA

Otro de los grandes retos respecto a la infancia concierne al sistema educativo, ya que hay 4 millones de niños y adolescentes fuera de la escuela y 600,000 menores en riesgo de abandono escolar.

La falta de asistencia es un problema que afecta especialmente a los niños que teóricamente deberían entrar en las escuelas a los 3 años, pero no lo hacen hasta más tarde, y a los adolescentes que tienen entre 15 y 17 años, explica Skoog.

Los motivos están muchas veces vinculados con las zonas en las que viven los estudiantes —pobres o indígenas— o que son niños con discapacidad y “no son tan bienvenidos, no tienen el mismo espacio”.

Asimismo, agrega el representante de Unicef, “si hay mejor calidad de enseñanza, hay más probabilidad de que se queden en la escuela” y no abandonen.

El reporte señala que “solo en el 60% de escuelas con estudiantes y docentes hablantes de lengua indígena los docentes hablan las mismas lenguas que los estudiantes”.

Además, añade Skoog, únicamente 4 de cada 100 niños indígenas “termina la secundaria con los conocimientos adecuados”, lo que les complica la búsqueda de trabajo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus