•   Bogotá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El alto consejero presidencial para el posconflicto de Colombia, Rafael Pardo, confirmó hoy que un funcionario de la ONU en el país fue secuestrado por disidentes de las FARC y al parecer será liberado al mediodía de este jueves.

"Hoy al mediodía sería liberado el funcionario de la ONU. Fue plagiado por una disidencia de las FARC y ya anunciaron que lo iban a liberar. Esta acción es absolutamente inaceptable", dijo Pardo a periodistas sobre el incidente que se produce justo cuando integrantes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas visitan el país.

El funcionario, de nacionalidad colombiana e identificado como Harley López, fue secuestrado ayer por un grupo disidente de las FARC al mando de alias "Iván Mordisco", en el departamento del Guaviare (sureste).

El hecho se produjo en Barranquillita, un remoto caserío situado a dos horas de viaje por tierra del municipio de Miraflores (Guaviare), donde trabajaba.

"El Gobierno nacional rechaza este lamentable hecho que atenta contra la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos con familias dedicadas al cultivo de coca en diferentes zonas del país, y contra la integridad del funcionario de la ONUDC", indicó la Alta Consejería para el Posconflicto en un comunicado.

López, precisó ese despacho, "hacía parte de una comisión liderada por el alcalde de Miraflores, funcionarios de la Dirección para la Atención Integral de la Lucha contra las Drogas del Gobierno Nacional, miembros de organizaciones sociales, juntas de acción comunal y funcionarios de la ONUDC".

Estos funcionarios estaban reunidos con cerca de 400 campesinos de la zona para socializar el PINS.

Precisamente, el Sistema de las Naciones Unidas en Colombia condenó el secuestro y exigió la liberación inmediata del funcionario.

El organismo condenó los hechos que "atentan contra la integridad y los derechos de un colega de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC)" y exigió "su liberación de forma inmediata".

Consultado por periodistas acerca de si el secuestro fue una retaliación de la disidencia de las FARC por las labores de sustitución de cultivos ilícitos que se adelantan en esa parte del país, Rafael Pardo explicó que "ellos viven de la droga y quieren vivir de la droga".

A juicio del alto consejero presidencial para el posconflicto, "el programa de sustitución de cultivos se hace en desarrollo de los acuerdos con las FARC. Por lo tanto, las FARC están de acuerdo y apoyan este programa en los procesos de socialización".

Tras lo ocurrido, Pardo aclaró que será necesaria una "mayor coordinación" con la fuerza pública para garantizar la seguridad tanto de los funcionarios de la ONU como de todas aquellas personas que participan en el programa de sustitución de cultivos.

En la noche de este miércoles arribaron a Bogotá los integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU para manifestar sobre el terreno su apoyo al proceso de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC.