•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, pidió hoy que dos de sus miembros, Estados Unidos y Turquía, "coordinen" sus actividades en el marco de la coalición internacional contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), sobre todo en el norte de Siria.

"Espero que todos los aliados de la OTAN coordinen sus actividades, especialmente en el norte de Siria, donde hay una situación militar muy compleja y difícil", indicó Stoltenberg preguntado por la cuestión durante una rueda de prensa junto a la primera ministra de Noruega, Erna Solberg.

Stoltenberg recordó que la OTAN está dando apoyo a la coalición internacional que combate al Estado Islámico en Irak y Siria, y que en sí no forma parte de ella aunque sí sus países miembros.

El Gobierno turco criticó este martes que la coalición internacional no esté haciendo -a su juicio- todo lo que está en su mano para derrotar a los yihadistas.

En un encuentro con periodistas extranjeros, el director general adjunto para Siria y Líbano de la Cancillería turca, Mustafa Yurdakul, criticó además que grandes naciones como Estados Unidos se alíen con milicias kurdosirias, como las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, en sus siglas en kurdo), "en una batalla que no les pertenece".

"No voy a comentar sobre asuntos operacionales o las actividades de los aliados. Lo que la OTAN hará es mirar cómo puede ofrecer más apoyo", comentó.

El secretario general apuntó que la organización ya ofrece un avión de vigilancia Awacs para ofrecer una mejor panorámica a la coalición desde el aire.

"Veremos en qué otras áreas podemos dar más apoyo a la coalición", indicó, en referencia a uno de los dos principales asuntos que tratarán los líderes aliados en su reunión del 25 de mayo en Bruselas, convocado para dar la bienvenida al nuevo presidente estadounidense, Donald Trump.

En esa cumbre también se abordará en profundidad el compromiso adquirido por los aliados en 2014 de llegar a invertir el 2 % de su PIB en Defensa en un plazo de diez años, que EEUU ha pedido reforzar.

"El reparto de las cargas trata sobre el gasto en Defensa pero también sobre capacidades y participación en misiones", explicó el secretario general aliado.

Según dijo, "todos estos esfuerzos son importantes y estamos viendo qué tipo de documentos o herramientas podemos desarrollar para asegurarnos de que seguimos viendo un desarrollo positivo en estas áreas".

Stoltenberg añadió que "aún no se ha tomado ninguna decisión" sobre la creación por parte de los países de planes nacionales para llegar a la meta acordada en 2014.

El secretario general aliado indicó que "se ha planteado tener documentos en los que los países puedan informar sobre cómo están dando seguimiento al compromiso", tanto en lo que se refiere a "gasto en defensa" como a "capacidades y contribuciones a misiones y operaciones de la OTAN".

"El objetivo es ver en qué punto se encuentran" los aliados, puntualizó.

En la última reunión de ministros de Exteriores de la Alianza en marzo, el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, dijo que en la cumbre se debería "acordar que para finales de año todos los aliados hayan cumplido con las directrices de ese compromiso o hayan desarrollado planes que claramente articulen cómo, con hitos de progreso anuales, el compromiso puede cumplirse".