• |
  • |
  • Edición Impresa

La autoridad electoral francesa alzó el tono el sábado tras el ataque informático contra el candidato centrista a la presi-

dencia, Emmanuel Macron, advirtiendo la víspera de los comicios, que cualquiera que difunda los documentos pirateados se expone a sanciones “penales”.

Este pirateo informático que sacudió la recta final de la campaña de cara al balotaje del domingo fue denunciado por el equipo del aspirante proeuropeo como un intento de “desestabilización democrática, similar al que se vio durante la campaña presi-dencial en Estados Unidos”.

Por su parte, el presidente saliente, François Hollande, aseguró que el pirateo no quedará “sin respuesta” y que “se van a abrir diligencias”.

50 mil policíasserán desplegados hoy para velar por la seguridad de los electores.

Los documentos inundaron las redes sociales poco antes de la medianoche del viernes, hora del cierre oficial de la campaña electoral.

Los documentos, entre los cuales figuran correos electrónicos y notas de contabilidad, son todos “legales”, pero a estos se añadió “muchos documentos falsos para sembrar dudas y desinformar”, advirtió el equipo del aspirante centrista.

Campaña bajo tensión

La recta final de la campaña estuvo también sacudida por el anuncio del arresto la noche del jueves de un presunto islamista cerca de una base militar en Évreux, al noroeste de París.

En el vehículo de este hombre, un exmilitar, de 34 años, que estaba bajo vigilancia desde 2014 tras haberse radicalizado, las autoridades encontraron una grabación en la que juraba fidelidad al grupo extremista Estado Islámico (EI), así como banderas del grupo yihadista.

En un matorral cercano a la base se hallaron también armas y municiones.

Francia está en estado de emergencia tras la ola de atentados yihadistas que se cobró 239 víctimas desde 2015.

Más de 50,000 policías serán desplegados hoy para velar por la seguridad de los electores en todo el país.