• México |
  • |
  • |
  • AFP

El gobierno mexicano protestó este lunes por la promulgación en Texas de una ley que prohíbe las ciudades santuario en este estado del sur de Estados Unidos y que permite a las autoridades pedir a cualquier detenido su estatus migratorio.

"La Secretaría de Relaciones Exteriores lamenta la promulgación de la ley SB4, por los efectos negativos que podría tener en la comunidad mexicana y de origen mexicano que vive y visita el estado de Texas", destacó el ministerio en un comunicado.

El gobernador tejano, Greg Abbott, promulgó el domingo la medida, en vigor a partir del 1 de septiembre y que contempla sanciones contra los agentes que se nieguen a cooperar con las autoridades federales.

"Los tejanos esperan que garanticemos su seguridad y esto es exactamente lo que estamos haciendo", aseguró Abbott.

El gobierno mexicano alertó de que "este tipo de medidas criminalizan aún más el fenómeno migratorio, fomentan actos de discriminación racial y reducen la colaboración de la comunidad migrante con las autoridades locales", aseguró.

Los mexicanos o ciudadanos de origen mexicano representan casi el 40% de los cerca de 28 millones de habitantes que tiene Texas.

La Unión Estadounidense para las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) criticó que Abbott haya dado a la policía "una licencia para discriminar".

Un juez estadounidense suspendió a finales de abril la aplicación de un decreto del presidente Donald Trump que priva de fondos federales a las ciudades santuario, aquellas que se oponen a su decreto antimigratorio y que protegen a sus habitantes indocumentados.