• Washington, EE.UU |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El expresidente estadounidense Barack Obama aconsejó a su sucesor, Donald Trump, que no contratara como su principal asesor de Seguridad Nacional a Michael Flynn, quien luego dimitió por haber mentido sobre sus contactos con Rusia, según fuentes cercanas al exmandatario citadas por las cadenas NBC y CNN.

La advertencia, conocida ayer por primera vez, se produjo solo 48 horas después del triunfo de Trump en las elecciones del 8 de noviembre y cuando los dos se reunieron durante una hora y media en el Despacho Oval de la Casa Blanca.

Sobre esa reunión, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, comentó ayer en su rueda de prensa diaria que es cierto que Obama hizo saber a Trump que “él no era exactamente un fanático del general Flynn”.

A continuación, Spicer señaló que, si Obama estaba “verdaderamente preocupado” por Flynn, podía haber tomado ciertas medidas, entre ellas retirarle la autorización para revisar información clasificada que obtuvo cuando empezó a trabajar para el Gobierno del exmandatario.

El propio Trump remarcó ayer en su cuenta personal de Twitter que Flynn recibió esa autorización del Ejecutivo de Obama, pese a haber realizado trabajos pagados para gobiernos extranjeros.

Trump añadió que a los medios “raramente les gusta hablar de eso”, en alusión a que esa autorización provino del anterior Gobierno.

Flynn tuvo que dimitir en febrero pasado por las conversaciones que mantuvo en 2016 con el embajador ruso en EE. UU., Sergey Kislyak, con el que habló sobre las sanciones que Obama impuso a funcionarios de la inteligencia rusa por su supuesta injerencia en las elecciones presidenciales.

El exgeneral Flynn mintió al vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y a otros altos cargos del Gobierno sobre el contenido de esas conversaciones con el embajador ruso.

Según publica NBC, citando a tres exfuncionarios del Gobierno de Obama, el examandatario advirtió a Trump de que Flynn había mantenido cuestionables contactos con Rusia durante su mandato y le aconsejó que no nombrara al exgeneral en un “un puesto de alto nivel”.

El propio Obama nominó en 2012 a Flynn para dirigir la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), un cargo que el exgeneral abandonó prematuramente en 2014.

Quienes trabajaron con él en la DIA aseguran que fue despedido por su caótica gestión del organismo, pero Flynn ha defendido que el problema fue que él se negó a adherirse a la línea oficial de la Casa Blanca y que tenía fuertes discrepancias con el rumbo de la política exterior de Obama.

Exfiscal general también alerto

Sally Yates, que fue fiscal general de Estados Unidos de manera interina durante diez días, aseguró ayer que avisó a la Casa Blanca de que el exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn había mentido sobre sus conversaciones con Rusia y estaba expuesto a un “chantaje” por parte del Kremlin.

En un subcomité del Senado, Yates explicó ayer por primera vez de manera pública que avisó a un asesor de la Casa Blanca de que Flynn había mentido al decir al vicepresidente, Mike Pence, que sus conversaciones con el embajador ruso no incluían el tema de las sanciones impuestas por el expresidente Barack Obama.

“Esto (las mentiras) era un problema, no solo porque los rusos sabían esto y tenían información sobre eso, sino porque pensábamos que podía ser utilizado por los rusos para hacer chantaje”, dijo Yates, que supuestamente tuvo acceso a una transcripción de las conversaciones de Flynn.