•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos once de las 14 personas que fallecieron la noche del lunes en una explosión en una casa que contenía material pirotécnico en una zona rural del estado mexicano de Puebla (centro) eran menores de edad, informó este martes el gobierno estatal.

Hay "un total de 14 fallecimientos hasta el momento, de los cuales once eran menores de edad (de) entre cuatro y 15 años", explicaron las autoridades en un comunicado.

El gobierno estatal explicó que los vecinos del pueblo de San Isidro, situado en el municipio de Chilchotla, estaban festejando alrededor de las 21H00 (02H00 GMT del martes) el traslado de su santo con fuegos artificiales, de cara a la fiesta patronal del 15 de mayo.

Uno de los fuegos "cayó dentro de una casa donde se almacenaba material pirotécnico a usarse el día de la celebración, lo que provocó una explosión que derribó el techo de esta vivienda", precisaron las autoridades en un comunicado.

Nueve personas murieron en el lugar y otras cinco en distintos hospitales a los que fueron trasladados.

Se presume que varias de las víctimas son familiares al compartir el apellido, de acuerdo con la lista de los fallecidos conseguida por la AFP.

Entre los 22 heridos que también provocó el accidente hay tres niños "que se encuentran graves", dijo a la prensa el jefe de la oficina del gobernador, Javier Lozano.

"Es una tragedia", reconoció. "La mayoría muere por el derrumbe de la estructura en la que se encontraba (...) La mayoría muere enterrada".

El presidente Enrique Peña Nieto extendió por Twitter sus "condolencias para los familiares y vecinos de quienes perdieron la vida en el trágico accidente".