•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Miembros de una pandilla acribillaron el domingo a un integrante de la Mara Salvatrucha (MS-13), lo que recrudeció la guerra entre las dos bandas en el barrio El Bosque de la capital de Honduras, donde vecinos aterrorizados permanecen refugiados en sus casas.

Las colonias del oeste de Tegucigalpa, donde las viviendas de bloques de concreto y barrotes de hierro cuelgan de una ladera al pie del imponente cerro ‘El Picacho’, se han vuelto escenario de mayores enfrentamientos entre las pandillas MS-13 y “El Combo que no se deja”.

Un sargento de la Policía Militar, que junto a siete soldados patrullaba en un vehículo verde olivo, relató que el domingo pasado desde un taxi que subía por la calle principal de El Bosque hacia el vecino barrio El Picachito los de “El Combo” mataron a tiros a un miembro de la MS-13.

4,000 pandilleros hondureños podrían ser deportados desde Estados Unidos. 

“Escuché que al que mataron le llamaban ‘Chicharrón’”, dice una mujer que vive en El Bosque desde 1962. La Policía lo identificó como David Elías Carías, de 40 años.

Después del crimen, la MS-13 marcó el territorio con leyendas en pintura negra: “Los del Combo se van o los matamos”.

La MS-13 ocupa el territorio en El Bosque mientras que “El Combo” domina El Picachito. Las pandillas pelean por ampliar su feudo.

La MS-13 no cobra “impuesto de guerra” a los negocios donde ejerce control, contrario a las otras pandillas, pero sí extorsiona a los taxistas que tienen parada frente a una rotonda donde unos jóvenes juegan futbol al atardecer.

Armas y drogas 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comparó a la MS-13 con el terrorismo islámico y promete combatirla en su país.

Su aviso puso en alerta a los países del llamado Triángulo Norte de Centroamérica, ante el temor de una oleada de pandilleros deportados que agrave la violencia que ya es incontrolable en esta zona del istmo, con altas tasas de homicidios.

Fuentes extraoficiales de Honduras estiman que unos 4,000 pandilleros hondureños podrían ser deportados de Estados Unidos.

Según un estudio de la estadounidense Agencia para el Desarrollo Internacional (AID), en Honduras hay 25,000 miembros de pandillas MS-13 y Barrio 18.