•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Panamá celebrará el próximo 24 de junio el III Día Nacional de la Reforestación, durante el que espera plantar al menos 85.000 árboles en un total de 105 hectáreas, informó hoy el Ministerio de Ambiente.

"Panamá es el único país del mundo en el que en un día el presidente y todos los ministros del gabinete se dedican a reforestar", indicó en rueda de prensa el ministro de Ambiente, Emilio Sempris. En la edición del año pasado, se batió el récord y se consiguieron plantar 80.000 árboles, 30.000 más que los reforestados en 2015.

Nicaragua: Planean reforestar las faldas del Cosigüina

La jornada, que se celebrará por tercer año consecutivo, se enmarca dentro de un proyecto mayor que se conoce como "Alianza por el millón" y que tiene como objetivo repoblar un millón de hectáreas hasta 2020. La alianza medioambiental está impulsada por instituciones públicas como los Ministerios de Ambiente y Desarrollo Agropecuario, así como por compañías privadas, asociaciones ecologistas y la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP).

"Hagamos de la reforestación una práctica diaria, esta Alianza es una meta país", añadió el ministro.

La Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON) calcula que cada año se pierden por la deforestación en Panamá cerca de 20.000 hectáreas y que en total hay 2 millones de hectáreas degradadas, de las cuales solo se ha podido recuperar el 14 %.

Según un informe publicado por la ONU en 2014, la reducción de las masas forestales entre 1992 y 2012 supuso una pérdida de 3.700 millones de dólares para la economía panameña.

En dicho informe se explica que la contribución de los bosques a la economía de un país se puede medir a través del Producto Interior Bruto (PIB), puesto que el sector forestal forma parte de una cadena de producción que directa o indirectamente incide en el sector agropecuario, industrial, de construcción y en las manufacturas.

Más: Reforestadores esperan exportar 35,000 metros cúbicos de madera

La provincia selvática de Darién, en la frontera con Colombia, y la comarca indígena Ngabé Buglé, en el Caribe panameño, son las más afectadas por la deforestación.