•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno de México rechazó la validez y las conclusiones del reporte sobre conflictos armados que señaló al país como el segundo más violento del mundo con 23,000 homicidios dolosos en 2016, superado solo por Siria.

Las conclusiones del informe del Instituto Internacional Estudios Estratégicos 2017 (IISS, por sus siglas en inglés) “no tienen sustento para México”, afirmaron en un comunicado las secretarías de Gobernación y de Relaciones Exteriores.

El informe de IISS, con sede en Londres, destacó que México fue el segundo país más violento en 2016 con 23,000 asesinatos, solo después de Siria, con 50,000 muertes, y por encima de Afganistán e Irak, con 17,000 y 16,000 respectivamente.

El Gobierno rechazó las conclusiones del reporte por considerar que utiliza cifras “cuyo origen se desconoce”, refleja estimaciones basadas en “metodologías inciertas” y aplica términos jurídicos de manera equivocada.

Naciones diferentes

“El reporte busca dar un tratamiento similar a naciones con

fenómenos completamente diferentes, que no son comparables ni medibles entre sí”, manifestaron los ministerios mexicanos.

Consideraron “irresponsable e incorrecto” que se hable de un conflicto armado no internacional en México, ya que la existencia de grupos criminales no es un criterio suficiente para ello, como tampoco lo es el uso de las Fuerzas Armadas para mantener el orden interior.

Las autoridades subrayaron que la violencia relacionada con el crimen organizado “es un fenómeno regional” que va más allá de las fronteras que México comparte con Estados Unidos, Guatemala y Belice.

Los retos que México enfrenta no pueden aislarse de fenómenos relacionados en otros países, como el tráfico de armas y la demanda de drogas, expuso el comunicado, y añadió: “El combate al crimen organizado trasnacional debe analizarse de manera integral”.

Datos inverosímiles

El Gobierno aseguró desconocer el origen de las cifras de homicidios del reporte de IISS al asegurar que la estimación total no ha sido publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la entidad de estadísticas oficiales.

Además, consideró “inverosímil” la suposición que hace el estudio de que todos los homicidios en el país están “relacionados con el combate a las organizaciones criminales”.

Las estadísticas de homicidios dolosos, como la que maneja el Inegi, incluyen muertes por riñas, por armas blancas, asociadas a delitos del fuero común y a conflictos vecinales, entre otras, por lo que “el reporte parte de una base errónea y carente de rigor técnico”, indicó.

Los ministerios criticaron también el rigor metodológico del listado de países más violentos del IISS. “Partiendo de cifras correctas, sería viable hacer comparativos por tasas para así tomar en cuenta las diferencias en el número de habitantes de los países”, argumentaron.

“De acuerdo con cifras de la Organización de Naciones Unidas (ONU) de 2014, México está lejos de ser uno de los países más violentos del mundo”, aseguraron, al destacar que el país registró una tasa de homicidios de 16.4 por cada 100,000 habitantes. 

Tan solo en América Latina, apuntaron, “países como Honduras, Venezuela, Belice, Colombia o Brasil registran tasas de homicidios por cada 100,000 habitantes de 90.4; 53.7; 44.7; 30.8; y 25.2 respectivamente”. 

Desaparecidos

Mientras este miércoles cientos de mujeres marcharon por el centro de la capital mexicana para exigir a las autoridades que encuentren a sus hijos de-

saparecidos, coincidiendo con la celebración del Día de las Madres en el país.

“¿Dónde están nuestros desaparecidos?”, rezaba uno de los carteles que portaron las madres acompañadas de familiares, en su marcha desde el Monumento a la Madre al emblemático Ángel de la Independencia.

“No soy la única, hay bastantes madres que están sufriendo y que hemos tocado puertas para que nos escuchen y nos ayuden, y realmente no nos hacen caso”, dijo Sara Álvarez, de 62 años, que sigue buscando a su hijo.

Con un tono aún más desgarrado, Esperanza Legorreta habló sobre su hija de nueve años desaparecida.

“Vengo a pedir justicia. Si alguna persona la ve, si me puede hablar, estamos bien desesperados. Solo tenía nueve años, no le hizo daño a nadie, era solo una bebé”, comentó a la AFP.

En la marcha resaltaban las pancartas con las fotografías de infinidad de personas y la leyenda “¡¿Dónde está?!”.

Madres de migrantes que sospechan que sus hijos desaparecieron a su paso por México de camino a Estados Unidos también se sumaron a la manifestación.

Más de 177,000 personas han sido asesinadas y unas 30,000 están desaparecidas en México desde que el gobierno federal lanzó un operativo militar antidrogas en 2006, según cifras oficiales.