• Venezuela |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Más de diez mil opositores se desplazaron este sábado hacia el ministerio del Interior en Venezuela, en desafío al gobierno del presidente Nicolás Maduro tras casi dos meses ininterrumpidos de violentas protestas que dejan 47 muertos.

“Hay que mantenerse en las calles 50 o 1,000 días más, lo que haga falta hasta que Maduro acepte hacer elecciones o se vaya”, señaló Antonio Moreno, un estudiante de 21 años, enfundado con un casco de obrero y un improvisado escudo de madera con la palabra “resiste”, para protegerse de eventuales bombas lacrimógenas.

Las fuerzas de seguridad de Venezuela dispersaron con gases lacrimógenos a los opositores, quienes pretendían movilizarse desde el este de Caracas hasta la sede del Ministerio de Interior, en el centro de la ciudad, órgano al que los opositores responsabilizan de la “represión” en las protestas.

La actividad denominada “Somos millones”, que según los voceros del antichavismo era solo una concentración, pero no descartaba que se convirtiera en marcha, se llevó a cabo sin contratiempos hasta que estos decidieron movilizarse hacia la sede de la cartera de Interior y Justicia.

Los manifestantes caminaron por la autopista y tomaron luego la avenida Francisco de Miranda, en la zona de Chacao, a través de la cual continuaron su trayecto hasta Chacaíto, rumbo al oeste.

En Chacaíto se encontraron con funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) bloqueando el paso, los cuales procedieron a disolver la protesta con las bombas lacrimógenas.

Marcha Chavista

Obviando la marcha opositora, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, llamó al chavismo a prepararse “para ganar” la Asamblea Nacional Constituyente que convocó como una salida a la crisis que vive el país y que él mismo calificó como “el camino de la paz”.

“Vamos a postular a los mejores líderes, a las mejores lideresas, a prepararnos para ganar la Constituyente, que es el camino de la paz”, declaró Maduro en una contacto telefónico con los asistentes a una movilización que recorrió el centro caraqueño.

Según Maduro, la Constituyente tiene que ser “de alegría, de movilización”.

“Voto sí, balas no; Constituyente sí, guarimba (bloqueos) no; Constituyente sí, violencia, no; Constituyente de amor, sí; odio e intolerancia, no. Ahí esta el centro de la decisión que estamos tomando: la Constituyente”, defendió el jefe de Estado, quien celebró la “tremenda marcha” del chavismo.

Trabajadores del sector alimentario y simpatizantes del Gobierno marcharon en Caracas en apoyo a la Asamblea Nacional Constituyente.

Desde horas de la mañana, centenares de personas, vestidas con el rojo que tradicionalmente identifica al chavismo, comenzaron a congregarse en varios puntos del centro de Caracas para luego dirigirse hacia la sede del Ministerio de Alimentación y, desde allí, hasta el palacio de Miraflores, sede del Ejecutivo.